Conciliación Real ¿Ya?

 

Llevamos unos días de mucha revolución, con la creación del grupo de Facebook Conciliación Real ¡Ya! por iniciativa de Ira, de Ma a ma, pell a pell, cor amb cor (podéis ver la entrada que sembró la semillita aquí).

Son días de mucho darle vueltas al asunto, de intentar buscar propuestas, recogiendo las diversas opiniones de madres y padres implicados con la crianza de sus hijos y unidos por la misma desazón: la dificultad de conciliar la vida laboral con la familiar.

Y es que ¿con quién van a estar mejor nuestros hijos que con nosotros mismos? Muchas veces me han hecho la misma pregunta: ¿y tu hija va a la guardería? y a pesar de que algunos intentarán cantarnos las excelencias del bien que les hace, porque necesitan socializarse, blablabla, incluso estos acaban diciendo que como en casa en ningún sitio. Ya, pero en casa de los abuelos, no en mi casa, nuestro hogar… Cierto es que yo puedo ser considerada muy afortunada, tengo un horario bastante bueno y paso todas las tardes con mi pequeña, pero no puedo evitar mirar con envidia a mis padres cuando llego al mediodía y me cuentan una nueva hazaña de mi bombón.

Siempre hay algo nuevo, algo que ha hecho por primera vez y no estaba yo para ser testigo del paso del tiempo, de como mi pequeña se va convirtiendo en una niña, de todas esas historietas que me cuentan henchidos de orgullo y que hacen que nos partamos de risa con sus ocurrencias.

Recuerdo perfectamente mi incorporación al trabajo una vez terminadas las 16 escasas semanas del permiso de maternidad. Me debatía entre dos frentes, por un lado el dejar a mi pequeña, de la que no me había separado en ese tiempo, y por el otro mi sentido de la responsabilidad, ya que no podía evitar sentir que estaba fallando a la empresa por ese tiempo de “vacaciones”. Quería llegar y estar a tope, pero no podía evitar irme al baño y sentirme fatal, sentir que estaba traicionando a mi pequeña, que con quien tenía que estar era conmigo. Y era pensar en ella, o hablar de ella o lo que sea, y mis pechos se ponían duros como piedras y lloraban leche.

Cada vez que la iba a buscar a casa de mis padres, aunque acabara de comer, se enganchaba siempre al pecho, para recuperar el tiempo perdido, y pasamos las tardes bien pegadita la una a la otra.

Hasta que la niña cumplió un año, fue su padre quien la llevaba todos los días, ya que por horarios entraba una hora más tarde que yo y así no le pegábamos tanto madrugón. Yo lo agradecía, ya que cuando la llevaba yo la niña lloraba amargamente, y si la llevaba mi marido parecía llevarlo mejor. A partir del año, fui yo quien la iba a llevar (además de recogerla) y nos costó mucho a las dos adaptarnos, aún es el día de hoy (tiene 19 meses) que llora a veces cuando la dejo con los abuelos, y yo me voy a trabajar con un nudo en el estómago.

Una de las cosas que me costó mucho fue el mantener el ritmo de extracción de leche. En el trabajo no tenía opción de sacarme leche, así que me tocaba hacerlo por las mañanas y al mediodía, y a ratitos libres por la tarde. Me costó muchísimo estar así hasta que la niña cumplió 15 meses, necesitaba sacarme todos los días 300 ml y no siempre lo conseguía. La mayor parte de las mañanas sacaba muy poco, porque la niña había estado toda la noche enganchada al pecho, y al mediodía ya se encargaba ella de vaciarme de nuevo en cuanto me veía… Fue una locura, empecé a sacarme leche unas 6 semanas antes de incorporarme y si pudiera volver atrás en el tiempo, lo hubiera hecho desde el principio. Vivía angustiada pensando en el dichoso sacaleches, me fabriqué un sujetador manos libres casero, y me sacaba leche todos los días, a veces me parecía que no hacía otra cosa!

Y es que mi peque fue de las que sí aceptó el biberón de la leche de mamá y demandaba dos biberones de 150 ml, así que os podéis hacer a la idea de lo duro que fue…

En fin, creo que ha resultado una entrada de lo más caótica, ya que son tantos sentimientos acumulados que no puedo más que hacer un batiburrillo de ellos, me salen a trompicones, espero que me perdonéis.

No puedo más que enlazar con la página de Facebook que tiene Conciliación Real Ya desde ayer, para que todos se unan por esta causa.

 

TENEMOS CHICA NUEVA EN LA OFICINA (Parte II)

Mi niña cumplía 4 meses, y a la semana siguiente comenzaba mi incorporación. Y comenzó mi tortura. No dejaba de preguntarme, ¿por qué?¿por qué?¿por qué? ¿por qué era todo tan injusto?¿por qué tenían que privar a mi niña de su madre, y a mí de mi niña?¿por qué nos tenían que separar?¿por qué las decisiones ya estaban tomadas ..?? .. por Dios .. Solo tenía 4 meses .. ¡!! Y me necesitaba tanto como el primer día!! Yo era su guía, su tranquilidad y sus sustento, su calor, su referencia, su yo .. y ella para mi .. ella para mi … pues … mi mundo, mi vida, mi centro, mi necesidad,  mi felicidad, mi cariño, mi MI HIJA .. ¿Por qué esta sociedad te tiene que ir marcando los pasos que tienes que dar?, ¿por qué te tienen que decir lo que tienes que hacer y lo que no, si evidentemente, no estoy haciendo algo malo, sino que estoy convencida de que estoy haciendo lo mejor?.

 Tras una noche sin dormir .. llego el día!! Llego el día en que me tuve que despertar por la mañana y no poderle dedicar este tiempo matinal en la cama que la dedicaba cada día, ya no la podía dedicar todo el tiempo a darle caricias, a darle besitos, a darle tetita a darle todo mi cariño. Ahora el tiempo estaba limitado y yo más bien bloqueada. No pare de llorar desde que me desperté,  y tampoco podía separarme de ella.

 Cogí el coche camino de casa de mi madre. Fue como un paseíllo al paredón,  uno de los peores trayectos de mi vida, sentía que algo me arrancaban por dentro, sentía que me quemaban, sentía que  perdía algo vital para mí, y no sabía cómo explicarle a mi niña, tenia la necesidad ,y  no sabía cómo podría compensarla … y ella, no paraba de llorar.

 Mi madre me abrió la puerta y sin poder parar de llorar, solo puede dejarle a mi niña en sus brazos y darle un besito y salir corriendo, llorando sin poder esbozar palabra. Me quería morir, no quería seguir a delante, no podía dar paso .. y no podía dejar de llorar sintiendo que mi hija, vital e imprescindible para mí, ya no estaba conmigo, el sentimiento que nacía en mi de estar abandonándola crecía, crecía y crecía, y no lo podía controlar.

 Cuando pare el coche, quise hablar con mi marido.. necesitaba desahogarme con el, necesitaba que me escuchara lo duro que está siendo eso para mí, y lo mal que lo estaba pasando y quien mejor que el para entenderme!! … pero mi marido estaba ocupado y no contestaba el teléfono. En ese momento sentí que no tenía que se me había esfumado todo, estaba perdida, sin saber qué hacer . nuevamente bloqueada¡!.. Puff!!! Que sentimiento!! ..Aun hoy  cuando lo pienso, me sigo emocionando!!

 Subí a la oficina y en cuanto vi la primera cara conocida .. allá que me lance .. no podía dejar de llorar, y el hombro sobre el que me pose no había sido de mi agrado hasta el momento, pero curiosamente me entendió e hizo lo que necesitaba que me hicieran .. me abrazo, me escucho y no intento calmarme .. porque una madre en esas circunstancias .. no necesita que la calmen .. necesita desahogarse, necesita que la escuchen y ya está.

Después de una media hora, e intentando hacerme a aquel entorno frio y poco acogedor, conseguí calmarme y entrar en el despacho de mi jefe. Le comente que mi niña seguía tomando la teta y no había sido capaz de darle el biberón .. y aquí llego mi SORPRESAAA!! .. una SORPRESA que me abrió el cielo, que me dio la vida y la esperanza a que esta sociedad puede ser mejor, puede ser más natural, si se quiere, se puede ser menos económica y más compresiva …

Semana Mundial de la Lactancia Materna 2011


El próximo domingo 2 de octubre, de 11h a 13h, ALBA LACTANCIA MATERNA celebra la semana mundial de la lactancia materna con una fiesta para toda la familia en el Parque de l’Estació del Nord, en Barcelona.

El acto se enmarca dentro de las actividades de la Semana Mundial de la Lactancia Materna 2011. A lo largo del evento se leerá un manifiesto y se repartiran globos blancos, representando las gotas de leche, bajo el lema “6 meses de lactancia materna exclusiva”.

También se celebran encuentros en Madrid, Valencia, León, Málaga y Salamanca, como nos cuenta La Mama Vaca.

Si te apetece puedes participar en la Primera encuesta sobre información, formación y apoyo a la lactancia materna que también se está haciendo estos días y que promueve MAMBINA en su blog personal.

La lactancia materna, es mucho más que alimento.

TENEMOS CHICA NUEVA EN LA OFICINA (Parte I)

La verdad es que cuando en mi oficina anuncie mi embarazo, el momento por el que atravesaba la empresa no podía ser peor, acababan de anunciar la aplicación de un ERE a toda la plantilla: nos quitaban un dia de trabajo a la semana y las expectativas no eran muy buenas.

 Ese fue el motivo, junto con mi ignorancia y, mi falta de instinto maternal (que todo sea dicho no lo tenía nada despierto), lo que me hizo aceptar la proposición de mi jefe de seguir realizando mi trabajo, 2 días al mes, desde mi casa, en mi baja de maternidad. Una decisión que no solo me aporto, y con razón, muchos reproches de mis compañeros, discusiones con mi marido, con mi familia y sobre todo, y lo más importante, una guerra interna emocional, profunda y dolorosa cada vez que tenía que ponerme con el portátil para coger el trabajo y dejar a mi niña a un lado … NO SABEIS QUE SENTIMIENTO TAN MALO, DESAGRADABLE Y DOLOROSO para mí .. pero no tenía salida ..me había comprometido y no podía dejar de hacerlo … porque hubiera supuesto perder mi puesto de trabajo.

 Por eso, no sé muy bien si hubo incorporación al trabajo, como todos los conocemos o simplemente, se trató de una incorporación a la oficina, tan solo, física.

 Mi pequeña María, nació en Mayo y mi incorporación, con vacaciones, lactancia y demás .. debía de haberse producido en el mes de Noviembre .. pero .. no pudo ser . Me reclamaron a principios de septiembre, alegando la importancia de mi incorporación a la empresa, porque iba a comenzar el proceso presupuestario y no me podía quedar fuera de él. Me quise morir, quise desaparecer e irme sola con mi hija a cualquier sitio y escapar de esa responsabilidad pero … evidentemente, solo pude negociar el disfrute peculiar de las horas de lactancia, con mucho sacrificio y mucho dolor. VOLVIA CON MAS FUERZA QUE NUNCA ESA GUERRA INTERNA DENTRO DE MI entre lo que yo quería hacer y lo que tenía que hacer. Que Duro, que duro .. que duro y que injusto.

 La cosa quedo así .. yo me incorporaría a finales de Septiembre y los días de los que no había disfrutado de mi permiso por lactancia los disfrutaría en medios días .La verdad es que al principio, con todo el agobio que tenía por la incorporación, no me pareció del todo mal, e incorporarme durante las 2 primeras semanas solo en media jornada, pensaba que iba a hacer la transición menos dura. Pero seguía teniendo un problema, “Mi Gran problema”. El gran problema de querer seguir dando a mi hija su tetita, el gran problema de haber decidido dar a mi niña lo mejor, el gran problema haber querido criar a mi niña tal y como me pedía el cuerpo, mi sentimiento como madre, mi instinto mas racional, mi sentido común, lo que mi razón y pensamiento me dicta como lo mejor para mi hija y para mi, frente a las normas establecidas por una sociedad que dice y manda como deben de ser la crianza de los niños, sin dar preferencia a lo que es mejor para ellos. Es una pena, pero el seguir una estela natural de crianza y apego, es un problema para las madres trabajadoras, no por el hecho en sí de dar pecho o criar a tu hijo con apego, sino porque este sistema laboral y social va contra-natura, persiguiendo única y exclusivamente objetivos económicos.

 Desde principios de Septiembre, tanto mi marido como yo trabajábamos por intentar introducir a María, mi leche con el biberón.. pero ella … no sabía succionar!!!! … ¡mi pobre peque!¡lo intentaba pero no sabia !!!  Cada vez que lo intentábamos, rompía a llorar … y yo .. no podía con la situación .. Nacía en mi un sentimiento de culpabilidad por estar engañando a mi pequeña con un trozo de plástico (el mismo que paso por mi cuerpo la primera vez que le ofrecí un chupete) .. Ese era mi sentimiento, quizás exagerado, pero no podía quitármelo de la cabeza y me atormentaba cada vez que lo intentabamos. Así que tras 3 intentos … lo dejamos, pensando en que cuando yo no estuviera igual comenzaría a succionar y terminaría aprendiendo, pero solo de pensar en ello … algo me estallaba por dentro.

 Eso, si, en todo este proceso lo único que me tranquilizaba y me daba algo de fuerzas era el pensar que mi niña se iba a quedar en las mejores manos del mundo, en las de su yaya, en las de mi madre.

La cruda realidad…

Empecé a trabajar a las 16 semanas después de dar a luz. Soy autónoma, la baja que cobraba era miserable y roñosa y mi pequeño negocio iba flaqueando desde que me cogí la baja un mes antes de dar a luz, a pesar de tener a otra persona al frente.

Nos lo montamos de tal manera, que pude compartir la baja con mi pareja y así estuvimos los tres juntos durante las 16 semanas, pero claro, yo sin cobrar un duro.

Mi pequeño rubito no tenía ni 4 meses cuando empezó a ir a la guardería. Es una escuela infantil que tengo en la puerta de alado de mi trabajo y bueno, dentro de lo malo eso me daba muchísima tranquilidad.

Le daba lactancia materna exclusiva, le costaba dormirse, nunca había tomado biberón ni quería chupete y nunca le había dejado con nadie. Me angustiaba el pensar en la separación aunque al principio solo iba a trabajar media jornada. Me angustiaba el pensar que le tenía que empezar a marcar unas rutinas de acostarse y levantarse, no sabía como me lo iba a montar para sacarme leche, levantarme a las mañanas, darle la teta y no llegar ningún día tarde a trabajar… lo veía imposible. Las semanas anteriores a empezar, mi cabeza era como una olla a presión ¿Qué haré, como estará mi pequeño, llorará, como dormirá, querrá biberón…? Todo el día maquinando…

Unos días antes empecé a sacarme leche para ir teniendo un buen almacén, para que no le faltara la leche de su ama.

Llegó el primer día, le tenía que dejar una hora. Lo dejé con mucha pena y a la vez curiosidad por  ver como reaccionaría él. A la hora fui a recogerlo y me dijeron que fuera mas tarde, que estaba dormido, la verdad que me quedé muy sorprendida, se había dormido el solito, en su cunita, abrazado a un caballito, con el chupete y sin protestar…pobrecito mío, con chupete, caballito y sin su ama…angelico mío.

Para el tercer  o cuarto día ya se quedaba las cuatro horas, tomaba muy bien el biberón y parecía que estaba  “agusto”. Yo me sacaba leche todos los días, 2 ó 3 veces para tener para el día siguiente, si algún día me sacaba mas la congelaba para tener por si acaso.

Le dejaba a las 10 y le recogía a las 2 y luego estábamos toda la tarde juntos, como disfrutábamos las tardes…

A los dos meses me llevé un palo fuerte cuando la chica que tenía contratada me dijo que no quería seguir trabajando, que ella quería una jornada completa (yo no se la podía pagar), ahí se me vino el mundo encima ¿qué voy a hacer? , trabajando  todo el día no voy a poder estar con mi txikito mas que tres horas. Hice números, rasqué de ahí y de allá para poder mantener a esa persona y poder seguir yo a media jornada, pero me fue imposible.

Un nubarrón se apoderó de mí, que horror, todo se volvió oscuro y gris. Tenía que ampliar mi horario hasta las 6 de la tarde y el de mi txiki hasta las 4 de la tarde y lo peor de todo es que yo no iba a poder ir a recogerlo, no iba a poder ver su gran sonrisa al verme aparecer, no le iba a poder dar tetica a la tarde…Ya nos organizamos como pudimos, el aita va a recogerlo cuando va de mañana y de noche (le llamaba todas las tardes mil veces a ver que tal estaba el peke)y el abuelo cuando va de tarde, el abuelo se queda  paseando por el barrio y me lo trae a las 6 a mi trabajo.

Me costó mucho superar  esta nueva situación, pero a mi hijo le costó más. Se despertaba a la noche cada hora, llorando, reclamando a su ama, le cogía entre mis brazos y le daba lo que mas le gusta, su tética y mucho calor humano. Y poco a poco nos fuimos acostumbrando a esto, que no quiere decir que nos hayamos adaptado, porque nunca me adaptaré a estar sin él, ni él a estar sin mí.

Ahora tiene casi 12 meses, sigue tomado tetica (cuando podemos, claro).Hemos pasado un buen verano, me cogí fiesta a las tardes y lo recogía yo a las 3 en la guarde, que felicidad cada vez que me ve que voy a buscarlo…aiii.

Hace una semana empecé otra vez el horario de invierno, osea, hasta las 6 de la tarde, pero si no tengo trabajo me voy antes, cierro, me desvío el teléfono y me llevo mi agenda y así, aunque tenga la puerta cerrada, puedo atender a mis clientas por teléfono. Ellas me entienden y de momento la cosa va bien.  Si os soy sincera, la que no entienda que quiero ver crecer a mi hijo y deje de venir a mí, no me merece la pena  ni como clienta ni como persona. Prefiero tener menos trabajo y vivir un poco más justita, que perderme la niñez de mi rubito lindo, sus miradas, sus risas…

Ya ha llegado el temido momento.

Ya ha llegado el temido momento, un momento que creía tan lejos hace ocho meses…

Y yo que pensaba que era tiempo suficiente, y ahora que se acerca se me encoje el estómago solo de pensarlo. Me tengo que incorporar al trabajo, y eso no es lo malo, lo malo es que tengo que dejar a mi gordita durante siete largas horas, y no para un día, sino para siempre ya.

No quiero, me da mucha pena perderme tantas cosas y tantos momentos con ella. Y encima no la puedo dejar con nadie y va a tener que ir a la guardería… Ojalá no tuviera que hacerlo y pudiera quedarme con ella hasta los tres añitos, pero no me queda otra y aunque sé que la guardería no es el “lobo” también sé que no va a estar igual que con su mami de la cual no se ha separado nunca y con la que se duerme todos los días tomando su tetita.

El primer día empezamos mal, a llorar en cuanto no me ve. Menos mal que es poco tiempo, aunque a mi se me hace eterno.

Pero van pasando los días y se tiene que quedar las siete horas para que yo pueda irme a trabajar, y se queda igual, llorando y llorando, y yo me voy destrozada a trabajar, tanto que llego con los ojos rojos y encima todo el mundo me dice que no saben por qué lloro, que en la guardería aprenden muchas cosas y que tienen que sociabilizarse, y digo yo  ¿a los ocho meses? Hasta los tres añitos o más lo mejor que les puede pasar es estar en su casita con sus papás, que es lo que de verdad ellos quieren y necesitan. Para sociabilizarse está el parque. Pero eso no lo entiende nadie, es mejor que comparta cuidadora con 8 niños y que tenga que esperar turno si está llorando, porque por muy buenas y cariñosas que sean, es imposible que los puedan atender a todos a la vez.

Y seguimos avanzando y aunque vamos mejorando, mi niña sigue llorando y yo también. Que sensación más mala tengo. Me gustaría tirar todo por la borda y quedarme con ella, pero no puedo, es imposible…

Y aunque llega un día en el cual mi niña no llora y se va con la cuidadora, sigo sin llevarlo bien, y supongo que ella tampoco.

22 de julio ¡¡¡nos vamos de vacaciones!!!. ¡¡¡Un mes y medio para estar con mi gordita!!!

Pero de nuevo nos plantamos en septiembre y hay que volver a trabajar y mi gordita tiene que volver a la guarde. Otra vez no quiero, ¡¡¡me quiero quedar con ella!!!! ¡¡¡Maldita conciliación familiar la de este país!!!

Primer día, se queda llorando aunque al minuto vuelvo y ya no llora. Y así seguimos dos semanas más tarde. El caso es que cuando la recojo me dicen que está contenta, pero yo no lo estoy…….y supongo que ella en el fondo tampoco.

Hay que luchar por una mejor conciliación familiar, 16 semanas no es nada. Qué mínimo que un año para poder dedicarlo enterito a lo mejor que tenemos en la vida… aunque para nosotras todo sea insuficiente.

Esta rosa lleva mi nombre

Hoy miércoles 28 es el día señalado para que las mujeres que hemos sufrido algún tipo de violencia obstétrica nos hagamos oír. Así que esta rosa va por mí y por todas las que, por desgracia, hemos padecido algún tipo de comportamiento, maniobra o “protocolo” que no era el adecuado.

 

En mi caso:

 

- por el comentario de aquella enfermera que a las 08:00 auguró que yo no pariría hasta por la noche, y que me hizo desmoronarme y pedir la epidural (gracias por tu información, me dijiste que no sería capaz de aguantar el dolor y si bien en ese momento era cierto, sí lo hubiera aguantado si me hubierais hecho un tacto antes de ponérmela, ¡estaba en completa y mi hija nació justo después de ponérmela!)

- por el kristeller no consentido, al que me opuse como pude teniendo en cuenta las circunstancias, y por hacer oídos sordos a mis gritos de que pararan con la maniobra

- por hacer uso de la ventosa cuando llevaba sólo 25 minutos de expulsivo, otra vez sin pedir consentimiento y sin ningún tipo de motivo médico que lo aconsejara

- por esa episiotomía, de la que no me enteré hasta que os vi coger la cuchilla y depilarme, y por vuestra negativa a decirme cuántos puntos me habíais puesto; esa episiotomía, que a día de hoy sigo maldiciendo

- por unas aguas presuntamente sucias que luego resultaron ser limpias, pero que me hicieron comerme el kit completo de oxitocina

 

A pesar de todo, gracias, gracias porque gracias a la experiencia, sé perfectamente cómo quiero parir en lo sucesivo, o mejor dicho, sé cómo no quiero parir.

 

Por un embarazo y un parto respetados.

 

Enlaces:

Grupo de Facebook

Asociación El Parto Es Nuestro

Recomendaciones de la SEGO sobre la asistencia al parto normal (más les valiera dejarse de viñetas y atender a sus propias publicaciones)

Falta la otra parte de mi….

Cada día cuando me levanto y oigo a mi pequeña minnie que se esta despertando estoy deseando que me llame para ir corriendo a recogerla y darle el achuchon y un besuqueo matutino!!!

Siempre había pensado que cuando fuese madre no sabría si podría disfrutar de la crianza de mi bebe, si podría ser yo quien la despertara todas las mañanas, si podría estar conmigo o tendría que llevarla a la guardería…. con 18-19 años y pensando esas cosas verdad? Pues si lo pensaba, como antes las mamas podían cuidar de nosotros sin tener que trabajar, porque con un sueldo podían vivir mas o menos y podían quedarse en casa a disfrutar de nuestra crianza…. Cuando me quedé embarazada estaba trabajando y solo con decirlo en la empresa donde estaba para ellos ya fui un estorbo, que triste eh?? pues si esta es la realidad en la que vivimos!! llegamos a un acuerdo para rescindir mi contrato, y dentro de lo malo que es que me quedé sin trabajo, lo bueno es que pude disfrutar de todo mi embarazo y ahora de la crianza de mi niña.

Ahora que soy madre me doy cuenta de la realidad que nos rodea día a día….. me siento afortunada por poder criar a mi hija , por no tener que llevarla a la guardería , por no tener que hacer que se pase tantas horas separada de mi….. solo de pensar en separarme de ella se crea un vacío en mi interior que crea que me sienta muy triste y sola.

Pero la situación que tengo actualmente posiblemente el año que viene cambiará, tendré que volver al mundo laboral….. y eso supone separarme de mi pequeña…. Pero estoy contenta porque he pasado muchos segundos, minutos, horas, días a su lado….. unidas siempre unidas las dos. Siempre te dicen la típica frase: la llevas a la guardería?? yo contesto que no, que con quien va a estar mejor que con su madre!!! pues la respuesta de muchas personas es: les va bien ir a la guardería, relacionarse y sobretodo separarse un poco del vinculo familiar. Como que les va bien separarse?¿? no creo que ningun niño este mejor sin el vinculo familiar de su padre o de su madre que entienden cuando lloran porque es, con una mirada los padres entendemos a la perfección todo lo que les pasa. creéis que es necesario ir a la guardería para relacionarse?? mi hija es muy sociable con todo el mundo, porque yo la he criado así , porque ella va al parque y juega con todos los niños.

Llevo 18 meses con mi niña, disfrutando al 200% de ella, dándole los biberones desde que nació, enseñándole a comer papillas, disfrutando de momentos de juego con ella, aprendiendo cosas nuevas cada día , dar dosis de amor a todas horas sin fin, y sobretodo disfrutando de la crianza de mi hija!! porque es lo que quiero, porque es lo que ella necesita…. Tenemos derecho a despertartarnos cada día al lado de nuestros bebés, tenemos derecho a enseñarles cosas día a día, y sobretodo tenemos derecho a estar con ellos porque somos sus padres!!! Yo con mi primera hija no he vivido lo que muchos padres viven todos los días al separarse de sus hij@s, pero yo tendré mas hij@s y llegará el momento en que me tenga que separar de ellos y es muy duro.

Con estas palabras quiero que todo el mundo sepa que nuestros hij@s nos necesitan a su lado!!! es duro tener que separarse de ello@s….. es injusto tener que estar tan poco tiempo con ellos y volver al mundo laboral…..Queremos que nos dejen ser madres y padres y queremos disfrutar de nuestra maternidad y paternidad!!!

Quieres unirte a esta revolución??

http://www.facebook.com/#!/groups/conciliacionrealya/

Aqui algunos enlaces, y hay muchos mas…. queremos que vean como nos sentimos!!!!

http://maamapellapellcorambcor.blogspot.com/2011/09/tengo-un-nudo-en-el-estomago.html

http://dejamequetekuente.blogspot.com/2011/01/manifiesto-para-pasar-mas-tiempo-con.html

http://buceandoenmi.blogspot.com/2011/09/nuevos-caminos.html

http://mamasquemimandotcom.wordpress.com/

Conciliación Real Ya

 

Estas palabras intentan ser una mano tendida para todas aquellas mujeres que se encuentran en mi situación, o por lo menos, una situación parecida.

No hay consuelo en ellas, pero sí fuerza y perseverancia. Quiero luchar. Quiero recuperar aquello que es mío por naturaleza. Quiero ser madre. Quiero que me dejen serlo a tiempo completo, sin separaciones. Quiero ser yo quien esté con mi hija en los primeros años de su vida, los más importantes.

Quiero hacer lo posible para que ni mi pequeña ni yo tengamos que sentir ese dolor sordo al separarnos cada la mañana. Yo a trabajar. Ella a la guardería.

Me gustaría ser yo quien la abraze y no otra. Me gustaría ser yo quien la colme de besos.Pero la sociedad me obliga a dejarla en una institución desde bien pequeña (4 meses escasos) mientras yo voy a ganarme el sueldo, una miseria, por cierto, ya que he reducido mi jornada laboral para poder pasar más tiempo con mi rubita. Nada de esto me hace ser feliz. Ni a mí ni a mi pequeña. Nos duele la separación. La distancia es una mano de acero que estruja mis entrañas, me ahoga y me deja sin aire.

Me siento incomprendida por mi entorno. Lo “normal” es que los bebés se independicen a edades lo más tempranas posibles. Independizarse de quién? De su madre? Yo sigo dando el pecho. Mi hija es muy pequeña aún. Tiene 16 meses. Y estar lejos de ella afecta tanto a nivel emocional como a nivel nutricional. No puedo lactar a demanda, hecho que también tiene sus beneficios a nivel de desarrollo, pero esa ya es otra historia.

Me siento incomprendida e impotente por no poder cambiar la situación. Pero, afortunadamente no soy ni la primera ni la última madre que se siente así. Basta de susurros. Basta de voces disgregadas. Basta de voces apagadas.

Ha llegado la hora del cambio. La hora de unirnos en una única voz para gritar, para hacernos oír. Aquí y ahora pido una transformación.

Quiero poder ser yo quien crie a mi hija durante, al menos, los dos primeros años de su vida. No quiero sentirme rechazada por mi elección.

Quiero sentir que mi entorno protege y me permite algo tan natural como crecer con mi hija.

______________________________________________________

Únete al movimiento:

- EN FACEBOOK http://www.facebook.com/groups/112858315488626/

- EN TWITTER http://twitter.com/#!/Conciliacion_RY

Otros blogs que están tratando el tema:

- http://maamapellapellcorambcor.blogspot.com/2011/09/tengo-un-nudo-en-el-estomago.html

- http://evarova.blogspot.com/2011/09/donde-hay-un-grupo-para-luchar-aqui.html

- http://www.elblogalternativo.com/2009/10/30/mas-tiempo-con-los-hijos-manifiesto-a-favor-de-dos-anos-de-maternidadpaternidad-garantizados-por-los-poderes-publicos/

- http://buceandoenmi.blogspot.com/2011/09/nuevos-caminos.html

- http://lafamiliagarrapata.blogspot.com/2011/09/esto-lo-llaman-conciliar.html

- http://mommoblog.blogspot.com/2011/09/evolucion-de-la-conciliacion.html

- http://mastiempoconloshijos.blogspot.com/

- http://es.paperblog.com/conciliacion-real-ya-699118/

- http://mipequenokoala.blogspot.com/2011/09/conciliacion-real-ya.html

- http://deprincesasyunprincipe.wordpress.com/2011/09/28/miercoles-mudo-conciliacion-real-ya/

- http://www.negraflor.com/2011/09/28/conciliacion-real-%C2%A1ya/

- http://madrescabreadas.tumblr.com/post/5767664057/yo-tambien-tuve-que-elegir

- http://reeducandoamama.blogspot.com/search/label/Conciliaci%C3%B3n

- http://lamamadesara.blogspot.com/2011/09/si-yo-si-quiero.html

- http://porfin-yomisma.blogspot.com/2011/09/vamos-ver-si-conciliamos-pero-de-verdad.html?spref=tw

- http://porfin-yomisma.blogspot.com/2011/09/vamos-ver-si-conciliamos-pero-de-verdad.html?spref=tw


He cambiado

El otro día una compañera de trabajo me preguntó que si estaba embarazada. Me sorprendió porque aunque es cierto que me ha quedado barriguita, vuelvo a entrar en toda la ropa que utilizaba antes de ello, y en general todo el mundo me ve igual que antes.

No voy a negar que me impactara y que me hiciera pensar que si tanta tripa me habría quedado después de mi embarazo, pero al rato me di cuenta de que en realidad mi cuerpo había cambiado, mi forma de pensar había cambiado y en general todo en mí había cambiado, porque ahora tenía algo que se había convertido en el centro de mi universo, MI HIJA, la cosita más alucinante que he tenido.

¿Y sabéis que?, me da igual que se me haya quedado tripa, porque significa que he podido gestar y sentir a mi niña, que la he dado cobijo y la he protegido durante 9 meses.

Me da igual que se me quede el pecho caído, porque significa que mis pechos la han alimentado con el mejor alimento que la puedo dar, la leche materna. La han consolado y calmado cuando ella lo ha necesitado.

Me da igual no salir por la noche, porque significa que estoy pasando el tiempo con la persona con quien más me apetece estar y la que más me necesita.

Y aunque a veces echo de menos tener un ratito para mí, no me importa no tenerlo, porque ahora que es pequeña puedo ternerla todo el rato para mí, cosa que no voy a poder tener cuando sea más mayor.

El tiempo pasa muy rápido y en seguida se hacen mayores, así que voy a aprovecharlo todo en disfrutar de lo más maravilloso de mi vida, MI HIJA.

Anteriores Entradas antiguas

Han pasado por aquí

  • 126,356 personas
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 618 seguidores