Desmitificando: La leche de vaca.

La leche que proviene de los animales es, desde hace mucho tiempo, uno de los alimentos esenciales de la humanidad. No solamente la leche, sino también los derivados de ésta como los yogures, la nata, el queso, etc…

Como siempre se ha dicho, la leche animal contiene una gran variedad y cantidad de nutrientes que, a priori, pueden parecer beneficiosos para nuestro orgnismo.

Contiene minerales (fósforo, calcio, zinc y magnesio), proteínas (caseína, lactoalbúminas y lactoglobulinas), vitaminas ( sobre todo vitamina B) e hidratos de carbono (lactosa). En especial contiene calcio, que es indispensable para el buen funcionamiento y desarrollo de los huesos.

Por todo ello parece, a simple vista, un alimento completo capaz de nutrir nuestro cuerpo y  nuestra mente. Se considera un alimento imprescindible y saludable para nuestro cuerpo. Pero, realmente es necesario tomar leche animal para alimentarnos de forma correcta y sin carencias?

De un tiempo hacia aquí se ha estudiado y analizado a fondo éste tema y se ha puesto de manifiesto que la leche animal presenta una serie de inconvenientes que no debemos pasar por alto y que no sólo “desmitifican” valor nutricional sino que la convierten en un producto poco recomendable.

Así esos beneficios de la leche animal se convertirían en perjudiciales para la salud. Por ejemplo:

EL CALCIO

El principal argumento para tomar leche animal es el aporte de calcio. Como os he anotado enteriormente, es verdad que contiene una gran cantidad de calcio. Pero, en realidad, cuando consumios leche animal una gran parte de ese calcio se transforma en fosfato de calcio que expulsamos del cuerpo a través de las heces. Así que nuestro cuerpo no aprovecha ese aporte de calcio. Aportan más calcio alimentos como las hortalizas, frutos secos y legumbres secas. Quizà su aporte de calcio sea menor pero es asimilado mucho mejor por nuestro organismo.

INTOLERANCIA A LA LACTOSA

Últimamente han aumentado los casos de intolerancia a la lactosa. Como os he comentado es el principal hidrato de carbono que aporta la leche animal. Este problema de intolerancia está provocado por una deficiencia en la enzima lactasa, que se encarga de metabolizar la lactosa. Los síntomas que pueden aparecer son diarrea, flatulencia, dolor abdominal y pérdida de peso.

GRASAS SATURADAS

Otro de los inconvenientes de la leche animal es la proporción de grasas saturadas que contiene. Todo ello depende del tipo de leche y del proceso al que se haya visto sometida. Aproximadamente, suele ser una proporción del 70% (saturadas, grasas malas para el organismo) – 30% (insaturadas, grasas buenas que reducen el colesterol). Nuestro cuerpo recibe todas esas grasas saturadas y, además, las insaturadas pierden su efecto anticolesterólico después de que la leche sea sometida ala pasteurización y homogeneización.

LAS HORMONAS

La leche animal contiene unas sesenta hormonas (por ejemplo la hormona del crecimiento que se administra a los terneros) y toxinas derivadas de los procesos industriales de elaboración que no son nada beneficiosos para nustro organismo.

LA ALTERNATIVA

No quiero parecer alarmante ni obcecada con el tema pero es evidente que la leche animal no es necesaria para poder tener una buena salud y una dieta equilibrada.

Tampoco te estoy diciendo que debas abandonar la leche animal y los derivados de tu dieta. Pero si decidieras hacerlo no pasaría nada porque puedes obtener el calcio de otros alimentos. Sencillamente te cuento todo esto para que tengas la información necesaria para valorar si te conviene o no tomar leche animal.

Como en todo, también hay alternativas. En mi caso, han sido las leches o bebidas vegetales.

____________________________________________________

Si quieres profundizar en el tema te dejo un enlace más extenso sobre lo que te he contado aquí.

Y aquí un video sobre los peligros de la leche.

Leche de almendras

Las bebidas vegetales son una alternativa natural y sana a la leche de vaca.

En esta ocasión he preparado “leche” de almendras. Aunque debería llamarse bebida de almendras pues se considera leche sólo aquel alimento que sale de una ubre.

Las almendras son uno de los frutos secos que más hierro y magnesio contienen.  Diez almendras crudas te aportan más calcio que un vaso de leche de vaca, por lo que es ideal tomarla en etapas de crecimiento, embarazo o lactancia. Es un alimento de facil digestión y por su alto contenido en fibra regula la flora intestinal y la absorción de azúcares y colesterol. También ayuda a regular los trigicéridos.

Vamos con los ingredientes:

1L y 1/2 de agua mineral

200gr de almendras crudas y peladas

Al gusto:

Una pizca de sal

Una pizca de endulzante, si es azúcar (mejor moreno), también se puede usar miel ecológica.

También se puede añadir aroma de vainilla.

Así pues ésta receta se puede preparar de dos formas distintas:

(NOTA: No hace falta dejar las almendras en remojo. Yo lo hice porque leí que al reposar en agua se activan las propiedades. El agua de remojo se tiene que restar del agua total de la receta, así cuando metemos los ingredientes en la batidora el total de agua no varía).

1. Se ponen todos los ingredientes en la batidora y se tritura hasta que no se aprecien trocitos de almendra. Luego se cuela en un colador fino con un paño de algodón dentro para poder apretar bien la pulpa de la almendra y que el colado quede lo más fino posible.

2. Se ponen las almendras bien secas en la picadora hasta que se pulvericen y no se aprecie ningún trozo grande. Una vez pulverizadas se meten en la batidora junto al resto de ingredientse hasta que se haya mezclado homogéneamente.

Y ya tienes una bebida de almendras riquísima para tomar sola o con cereales… incluso puedes batir fruta natural para darle un sabor diferente y enriquecer las propiedades que ya de por sí te aporta.

Bon profit!!!

Han pasado por aquí

  • 124,310 personas
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 618 seguidores