Mi mundo ideal

Bienvenidos y bienvenidas a mi mundo ideal.

En éste mundo no hay cabida para la destrucción emocional, la violencia ni el desprecio por la vida. En mi mundo ideal todo está impregnado de amor, paciencia y empatía.

En mi rincón personal no existe la adoración por el dinero, por la acumulación de bienes ni el culto por el poder.

En este pedacito mío no vivimos en pisos. Los pisos son lugares cerrados, aislados de la manada y de la tribu tan necesaria para sobrevivir como familia. Los pisos son el entorno menos indicado para crecer. Los bebés se ven confinados y limitados en el espacio y en sus actos. “No toque ésto” “No te subas ahí” “No hagas” “No deshagas”… Y toda una retahila de noes que más que afianzar la confianza en uno mismo, lo que hace es levantar una barrera impenetrable de inseguridades y desconfianzas. Esos miedos los acarreamos y les damos forma en la edad adulta y es muy dificil librarse de ellos.

En mi mundo ideal la vida fluye… te sientes en sintonía y en conexión contigo mismo. No tienes carencias personales.

En mi mundo ideal lo que prima es la familia y su entorno. Una familia que no está desmembrada por la sociedad y un entorno natural donde los niños puedan crecer sin limitación. Los padres pueden compaginar su vida personal y familiar con su vida laboral, si así lo desean.

Aquí los padres y las madres no tienen la necesidad de escoger entre lo que más quieren en la vida y entre lo que necesitan para vivir.

Es un mundo justo. Cada uno escoge LIBREMENTE el camino que desea seguir. Siempre desde el respeto personal y ajeno.

En este mundo no siento un dolor indescriptible al separarme de mi hija cada mañana. Ni me paso el sintiendo su presencia sin estar. Queriéndola abrazar sin poder. Oyendo su risa sin reir.

En éste mundo no siento un nudo en las entrañas al sentirte lejos porqué estás aquí conmigo a cada instante. Compartimos miradas cómplices y  juegos sin sentido. Compartimos silencios que lo dicen todo.

Mi pequeña preciosa… ésta es la vida que te quiero regalar. Una vida donde lo más importante PUEDAN ser tus propios hijos. Ellos sobre todo lo demás. Una vida donde no tengas que elegir entre una separación forzosa o el instinto maternal.

En mi mundo ideal el cambio empieza en mí y, luego, transforma todo lo demás.

#PapaConcilia crees que estoy pidiendo demasiado?

Aquí otros blogs que participan en éste carnaval:


Te ayudo?

El otro día querías trepar. Querías subir a lo alto, a la cima. Ya sabes que mamá siempre te deja explorar. Me gusta que veas el mundo con tus ojos de niña. Me gusta que pruebes, que toques, que hagas y deshagas… Me gusta que no te rindas, que lo intentes de nuevo… Me encanta y me asusta verte crecer.

El otro día querías trepar y no podías…

Entonces me miraste con esos ojos profundos y dulces, del color y la suavidad de la miel… y me dijiste: “Mamá, te ayudo?”.

Pues sí, hija mía, me ayudas cada día a ser mejor persona. Me ayudas a aprender de tí, me ayudas a encontrar mi rumbo en esta espiral de sensaciones que es la maternidad. Me envuelves con tu magia. Eres mi oasis emocional.

En medio de ese torbellino de sentimientos, te dí la mano y te ayudé a subir.

Profiteroles con nata montada y chocolate

Profiteroles con nata montada y chocolate

El otro día encontré vía web una receta de profiteroles que me hizo salivar y todo sólo ver el resultado, así que me animé y me puse a hacerlos, y me ha sorprendido lo fáciles de hacer que son. Aquí va!

INGREDIENTES:

– 1/4 de litro de agua

– 1/2 cucharadita a café de sal

– 1 cucharada sopera de azúcar

– 75 grs de mantequilla

– 150 grs de harina

– 2 o 3 huevos

PREPARACIÓN:

1. Ponemos en una cacerola a fuego suave el agua, el azúcar, la mantequilla y la sal.

2. Cuando hierva, quitamos del fuego y echamos de golpe toda la harina.

3. Removemos bien hasta que quede una masa compacta que se despegue suavemente de las paredes de la cacerola.

4. Añadimos los huevos uno a uno hasta que veamos que no admita más o la masa se vuelva demasiado líquida.

Yo he añadido dos huevos, y me ha parecido suficiente, pero dependerá del tamaño del huevo y si son caseros como es el caso o no.

5. Hacemos bolitas y las disponemos en una bandeja con papel de hornear. Los horneamos a 200ºC durante unos 30 minutos.

6. Las rellenamos de nata montada y las rociamos de chocolate (chocolate fundido con un poco de mantequilla).

Bon appétit! También se pueden rellenar de muchas otras cosas, tanto rellenos dulces (espuma de chocolate, merengue) como salados (bocaditos, crema de queso), la imaginación pone el límite!

Somos lo que comemos. Los transgénicos. (Parte 4)

Hoy voy a hablar sobre los transgénicos. Una palabra que puede sonar a esperanza y a destrucción. Un alimento sometido a ingeniería genética es un alimento alterado.  El alimento transgénico es aquel que se obtiene introduciendo un gen externo con el fin de obtener unas determinadas características finales en dicho alimento. En definitiva, es un alimento al que se le ha manipulado la cadena de ADN.

Y como ya he dicho en alguna ocasión, y en mi opinión, un alimento al que se ha modificado su estructura química deja de ser alimento.

Producir un alimento modificado genéticamente tiene efectos debastadores y, lo que es peor, efectos aún desconocidos que están por venir. Con ello me refiero que no sabemos con certeza qué efecto tiene en un ser humano la asimilación de nutrientes que han sido genéticamente alterados.

Según Greenpeace lo que sí está claro es que:

– Sólo diez multinacionales controlan casi el 70% del mercado mundial de semillas lo que significa que los y las agricultoras tienen poca capacidad de elección.

Aquí es digno de mención “Montsanto“. Un proveedor global de productos agrícolas. En mi opinión un monopólio de mercado y de patentes feroz y temible, sin escrúpulos y sin ética. Sólo buscan enriquecerse a costa de la salud y la desinformación de todos nosotros.

Te aconsejo que le heches un vistazo al link. Te llevará hasta un documental titulado “El mundo según Montsanto” donde se denuncia los efectos negativos que provocan los productos agroquímicos y las semillas de soja transgénica que comercializa dicha empresa. En síntesis, expone la cara más oscura de la lógica económica neoliberal, a través de la realidad agrícola de América del Norte y del Sur, especialmente de Argentina. Hoy Monsanto es el primer semillero de soja, maíz, algodón y productor de agroquímicos del mundo. Quien dice semilla, dice Monsanto, pero también dice alimentos.

Es la empresa norteamericana que maneja el mercado mundial de la soja. Es la misma empresa que fabricó PCB, y ocultó durante 50 años que ese aceite era cancerígeno. Es la empresa que produce y que patentó las semillas de soja genéticamente modificadas, para resistir agroquímicos y tempestades, etc.

– Los cultivos transgénicos no alimentan al mundo. El 99,5% de agricultores y agricultoras no los cultivan.

Como se vé en ese enlace “el mundo produce el doble de alimentos que los que sus 7.000 millones de habitantes necesitan”.

– La agricultura industrial usa fertilizantes sintéticos y agroquímicos que contaminan nuestros suelos y aguas, recursos necesarios para producir alimentos sanos ahora y en el futuro.
– El excesivo uso de fertilizantes de síntesis en la agricultura industrial contribuye al agravamiento del cambio climático.

REPERCUSIÓN DE LOS TRANSGÉNICOS

Así que independientemente que el transgénico sea dañino en sí mismo al ser un alimento alterado, su cultivo y comercialización no sólo afecta a nuestro entorno, contaminándolo y dañándolo sin límite sino que nos afecta directamente a nosotros como consumidores y a nuestra salud. Por tanto contamina genética y medioambientalmente.

Se resiente también toda aquella plantación ecológica que se vé alterada por semillas transgénicas depositadas por el azar: viento, insectos… etc…

Piensa que el ser humano no és el único que consume éste tipo de alimentos. Los animales, las vacas, en concreto,  consumen piensos creados a partir de cereales transgénicos en lugar de hierba. Todo lo que su cuerpo asimila pasa a la leche/carne que compramos en los supermercados y, a la vez, a nuestro organismo. Así que si no somos consumidores directos de éste tipo de alimentos lo hacemos indirectamente.

Todo gira en la misma rueda que los parabenes, y los conservantes… mayor beneficio a menor coste para el productor.

También afecta al sistema capitalista. El cultivo de transgénicos concentra el poder económico en unos pocos lo que influye negativamente en medianos y pequeños empresarios que se ven impotentes ante el poder de estos gigantes sin miramientos.

Así pues éstos alimentos repercuten directamente en:

– Modificación/alteración de ADN. Por tanto alteraciónes genéticas.

– Daño directo en nuestra salud, en nuestro propio cuerpo.

– Daño medioambiental al afectar a la fauna y flora directamente, a los ecosistemas colindantes al cultivo en qüestión.

– Daño en las economías de mercado. Al privatizar el mercado agrícola y mantener un monopolio aplastante sobre las otras economías minoritarias. Este hecho nos hace totalmente dependientes y vulnerables ante éstas multinacionales omnipresentes e indestructibles.

Hay organizaciones que intentan combatir este monopolio que sólo enriquece a unos cuantos y daña a todos los demás. Según Greenpeace:

“La industria biotecnológica se ha negado a hacer pública información vital que demuestra los problemas para la salud humana por el consumo de alimentos transgénicos. Distintos científicos han revelado que Monsanto omitió reportar efectos negativos serios, como los signos de toxicidad en los órganos internos de las ratas.

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), responsable de su aprobación, ha sido objeto de duras  recriminaciones por no tener en cuenta las dudas y argumentos de los estados miembros. Además, los estudios científicos sobre los que se basa la evaluación previa a la autorización son realizados por las propias empresas, sin que sea posible en muchos casos  verificar los datos y resultados de forma independiente.”

¿Qué puedes hacer tú? Pues una vez más, elegir desde la información.

Aquí una guía sobre alimentos infantiles que usan ingredientes modificados genéticamente.

Aquí la guía completa de alimentos con transgénicos.

___________________________________

Te puede interesar…

La primera parte. Somos lo que comemos. Los conservantes.

La segunda parte. Somos lo que comemos. Los conservantes.

La tercera parte. Somos lo que comemos. Los refinados.

Resultados de la encuesta Lactandoamando sobre la lactancia materna

Por fin tenemos aquí los resultados de la encuesta que publicamos en una entrada anterior.

Si te interesa ya puedes leer los resultados aquí.

La lactancia materna es mucho más que alimento. Por ello se necesita el apoyo de nuestro entorno para poderla disfrutar en todo su explendor. Sin prisas, sin horarios, sin presiones… Disfrutarla a lo largo del tiempo sin restricciones…

Disfrutar libremente de esta unión física y emocional que es, en realidad, un regalo para toda la vida.

Cuerpo de madre

He escrito esta nueva entrada en mi blog personal… pero también queria compartirlo aquí… porque creo que es algo especial, algo bonito y sobretodo algo con amor!!

A diario recuerdo ese precioso cuerpo…. con esa barriga tan preciosa…. la que se movía con fuerza!! cada día crecía un poco mas…. casi pudiendo entre ver esa preciosa niña que tenia dentro de mi. Ese cuerpo tan vital, con una fuerza inimaginable, con ganas de traer al mundo a mi bebé.

También recuerdo, que al final de ese recorrido tan especial…. empecé a tener miedo…. miedo a no saber reaccionar al momento, a ese momento tan deseado…. pero estaba en lo cierto, tenia fuerza, tenia valentía y sobretodo tenia amor de madre!!

Hoy en día soy madre de mi pequeña minnie, aunque ya no tan pequeña…. porque los dias pasan y ya tiene 20 meses. Y hoy puedo decir que mi cuerpo es igual de especial que cuando estaba embarazada!!

Pechos algo caídos?¿?

Algún quilito?¿?

Aveces salgo con una coleta porque no me ha dado tiempo a peinarme mejor?¿?

Tengo estrías?¿?

Ahora tengo ojeras?¿?

A menudo no me maquillo?¿?

A mi todos estos factores no me preocupan en absoluto, ahora tengo CUERPO DE MADRE!!!  un cuerpo que ha pasado por un embarazo, un cuerpo que ha criado a un bebé dentro, un cuerpo repleto de amor!!!

Y la pequeña minnie seguro que dirá….. ahí viene mi madre!!!! la mas guapa!!!!

El exterior no es mejor ni peor…. el exterior es el que nosotros queremos, el que nosotros escogemos… con el que nosotros nos encontremos agusto, felices y contentos con nosotros mismos. El exterior es precioso siempre que nosotros seamos radiantes de felicidad , pero no nos olvidemos del  interior….

Ese interior que nosotros ofrecemos a diario…. con el que decimos te quiero, con el que damos abrazos, y sobretodo con el que damos AMOR!!

El dilema de Los Reyes Magos

Por segundo año consecutivo me encuentro ante la duda. Es una duda que se debate entre la ilusión y la mágia y entre el respeto y la sinceridad.

Desde que mi hija nació la he respetado en todos los sentidos. La he respetado emocionalmente al dejar que sea ella quien marque el ritmo en su crecimiento, en su aprendizaje y en su evolución. La he respetado físicamente al tratarla con dulzura, con cariño y piel a piel.

Pero en estas fechas siempre me planteo la misma pregunta. ¿Los Reyes Magos existen? Y en mi cabeza siento un torbellino de emociones. Siento la ilusión infantil por recibir regalos. Siento la magia compartida. Pero también siento la decepción al saber la verdad. Siento el dolor de la mentira.

En mis manos está tejer una red de “mágia e ilusión” que algún día se deshilachará y se convertirá en una mentira y en una mirada de decepción. Es una mentira que crece con cada nueva pregunta hasta explotar en forma de verdad dolorosa.

O hacer partícipe a mi hija de unas fechas señaladas, donde lo importante es el amor y el respeto. Donde lo importante no es el hecho de recibir regalos y cuantos más mejor sino de fomentar el valor inmaterial, el espíritu solidario y la cooperación en familia.

Creo que encajar una mentira de alguien que te quiere y te protege es doloroso y decepcionante.

Creo que se puede sentir la mágia de estas fiestas sin enmascararla con personajes imaginarios y realidades falsas. Se puede disfrutar de la ilusión en familia y de la ilusión sin mentiras. Sé que es posible respetar a mi hija y que ella, a su vez,  sepa respetar el secreto de los demás.

Porque para mí, ese es el valor más importante y con el que quiero alimentar nuestro vínculo mágico, el respeto.

Creo que mentir por fomentar una ilusión falsa va en contra de mis principios. Y prefiero ser fiel a lo que siento a tener que decirle a mi hija que le mentí por no saber defender mi postura ante los demás.

Sea como sea, es una opción totalmente personal y no hay una decisión correcta, sino múltiples caminos posibles. En mi caso, sé que es lo que me nace de dentro. Elijo seguir respetándola y respetarme a mi misma. Elijo la verdad.

 

_______________

Te dejo un enlace que expresa perfectamente una de mis inquietudes.

Las mujeres pueden cambiar el mundo… y los hombres también!

Hoy me he encontrado con un par de artículos muy interesantes.

El primero habla sobre el poder interno aún por descubrir que tenemos las mujeres. La magia del cambio colectivo. La conexión mística entre mujeres. En alguna ocasión te he hablado sobre el empoderamiento de la mujer y cómo me ha hecho sentir a mi la maternidad.

El segundo amplía la información sobre la teoría del MONO CIEN. Es muy interesante el apartado dónde habla de cambiar conductas. “Cambia una conducta y ayuda a cambiar a otros hombres”.

Especialmente me ha encantado:

“Un hombre que tiene prioridad y tiempo para atender a sus hijos, para preguntarles y escuchar, para compartir experien­cias con ellos, que participa activamente de la crianza de esos hijos, aunque eso signifique postergar un ascenso profesional o resignar un ingreso, cambia de conducta y ayuda a cambiar a otros hombres.”

“Un hombre que pueda escuchar a la mujer sin interrumpir y sin verse obligado a dar respuestas y soluciones, un hombre que se atreve a mostrar a su mujer sus capacidades e incapacidades, su inteligencia y su estupidez, su fuerza y sus flaquezas, su capacidad sanadora y sus heridas, cambia una conducta y ayuda a cambiar a otros hombres.”

“Un hombre que acompaña el crecimiento de sus hijos y les transmite confianza y admiración, sin desvalorizarlos cuando ellos se equivocan en la búsqueda, o no se amoldan a las expectativas de él, que incluso los autoriza a equivocarse, que los guía con límites firmes y afectuosos, y que garantiza con actos, el carácter incondicional de su amor, cambia una conducta y ayuda a cambiar a otros hombres.”

Me ha parecido muy interesante porque para mí significa que nosotros somos la clave para cambiar el mundo. Somos conscientes y creamos el cambio. Hombres y mujeres. Ambos tenemos el poder de transformarnos y transformar el mundo. Un mundo que heredaran nuestros hijos, junto a nuestras virtudes, el amor, el cariño, el respeto…  y a nuestros rotos e imperfecciones…

Nosotros, hombres y mujeres, de manera distinta pero con igual intensidad somos el orígen del cambio.

Aprendiendo soluciones

Mi hija es un espíritu libre. Impetuosa y con mucha curiosidad.

Cualquier rincón es bueno para escalarlo, cualquier vaso de agua es como una luz para una polilla… la atrae irremediablemente y le encanta meter las manos en él, volcarlo para ver cómo cae el agua… y mil utilidades más!

La gata poco a poco se va quedando sin bigotes… y  más le vale no quitarle ojo a mi rubita… pues si está plácidamente dormida en su cojín ella viene y se le tira encima con un “AAAAAiiiiiiii!!! guaaaapaaa!!!” y un millón de besos… A pesar de ésta muestra explosiva de cariño por parte de mi niña, a mi gata parece no entusiasmarle demasiado.

Mi hija está descubriendo el mundo. Haciéndolo suyo. Controlándolo. Explorando, afianzando su confianza. En casa no hay nada a su alcance que no pueda tocar. Porque considero que quien debe adaptar el mundo a sus ansias de descubrimiento soy yo, el adulto. Aquí Carol hace una reflexión similar.

Así hemos crecido como madre y como hija estos 19 meses. Ella se siente poderosa e invencible en casa. Nunca ha sido regañada ni castigada. Pero sí que ha ido aprendiendo a corregir sus actos. Si derramaba agua, le ofrecía un trapito para limpiarla. Si tiraba comida al suelo (zafarranchoooo!!!!) pues luego la recogíamos juntas. Al cambio de pañal, tiramos el pañal juntas a la basura. La ropa sucia la llevamos juntas a la lavadora… Todo este tiempo ha sido un tiempo compartido y plenamente disfrutado.

Y ahora, está dando sus frutos. Ella solita lleva el trocito más ínfimo de papel que encuentra de la nada a la basura. Recoge sus juguetes o sus libros después de usarlos. Lo hace felizmente. Porque disfruta del proceso, para ella es como un juego más.

NO ha sentido temor por sus actos, ni miedo injustificado… No se esconde cuando algo le sale mal, sino que repara el “daño” y lo afronta de cara. No se siente menospreciada, insultada o ninguneada.

SÌ ha sentido el amor de su madre, la compresión y el acompañamiento en este largo apredizaje  que es crecer. Se siente importante, se siente tenida en cuenta. Sabe cómo se solucionan las cosas sin amenazas, sin gritos y sin castigos.

Y lo más sorprendente… ante ayer, mientras hacíamos galletas, decidió chapotear en el agua de la gata (una vez más). Al ver que había derramado todo el agua por el suelo… me dijo “mamá, trapo!!”. Me giré… Ví toda la escena desde mi privilegiada posición: el suelo perdido de agua… la gata observando en un rincón… mi hija con los mofletes sonrojados por el esfuerzo… Tirar todo el agua del bebedero no es tarea facil…

Así que le dí el trapo… Y se esmeró en limpiar toda el agua derramada…

Lo mejor de todo fue el beso y el abrazo que, al final, me regaló junto con su mejor sonrisa!

Galletas de doble chocolate con pasas

Bueno… pues otra recetita golosa para endulzar las fiestas…

image

Aquí te pongo los ingredientes:

– 225gr de mantequilla reblandecida (sin sal)

– 140gr de azúcar extrafino (se puede moler el azúcar de caña)

– 1 yema de huevo ligeramente batida

– 2 cdtas de extracto de vainilla

– 250gr de harina

– 25gr de cacao (mejor si es puro, también sirve el colacao o similar)

– 350gr de chocolate negro cortado en trozos pequeños

– 55gr de pasas sultanas (puede ser guindas, o cualquier otro fruto seco…)

– un pellizco de sal

1. Precaliento el horno a 180 grados y forro dos bandejas con papel para hornear. En éste caso no me quedaba y he usado papel de aluminio.

2. Pongo la mantequilla reblandecida y el azúcar en un bol. Lo mezclo bien hasta que queda una masa unfirme… talqueasí…

image

A partir de aquí voy incorporando la yema de huevo y el extracto de vainilla al mismo tiempo que sigo batiendo.

image

Añado la harina tamizada, el cacao y una puntita de sal. También añado los trocitos de chocolate y las pasas sultanas.

image

Lo remuevo bien hasta que queda la masa bien ligada.

image

Luego voy formando bolitas con las manos y las voy poniendo en la placa para el horno… Hornear durante 10-12 minutos, según el horno. Una vez fuera del horno las dejo de 5 a 10 minutos para que se enfríen y luego, con la ayuda de una espátula las coloco en una rejilla hasta que se enfrían. Si intentas sacarlas antes de ese tiempo de la bandeja (por gula o por impaciente O_=) se te van a romper… te lo digo por experiencia!

image

 

Bon profit!!

image

 

Anteriores Entradas antiguas

Han pasado por aquí

  • 163,566 personas