ConcienCiliación

Si busco concienciar en el diccionario, me encuentro con la siguiente definición: “Hacer que alguien sea consciente de algo, que lo conozca y sepa de su alcance.”

Por qué me he molestado?, te preguntarás, pues porque últimamente aquello que en mi vida como mamá reciente era “tolerado” ahora pretenden convencerme de que es dañino o repercute negativamente en mí y en mi hija.

Me explico. Ya hace casi 19 meses que soy mamá. Al principio, dar el pecho está bien. Hasta que pasas de las famosas 16 semanas de baja maternal. Entonces pasas a ser como un especímen a parte. Lo rara que te hacen sentir va directamente proporcional al tiempo que des el pecho. Con 19 meses ya ni te cuento: que si tu leche es agua, que si eso es vicio, que si te usa de chupete… En definitiva, me miran como si quisiera seguir infantilizando a mi hija, como si quisiera negarle crecer y convertirse en una niña al seguir tomando pecho, un pecho que, según ellos, ya no alimenta…

Lo mismo pasa con el colecho. Al principio, lo llegan a “entender” (yo creo que nunca) porque das el pecho. Conforme pasa el tiempo, esa mirada de “ay! queteestásequivocandoyateloencontrarás…” se convierten en desaprovación total. Aquí las advertencias son claras: es por tu bien, nunca va a irse de tu cama, ya es grande para dormir acompañada, te arrepentirás cuando sea mayor… Lo peor es que quien más critica menos quiere saber o entender del tema.

También me encuentro ese problema con la comida. Al principio fue por el BLW. Con seis meses mi hija empezó a comer entero y en trocitos. Nos hemos saltado la etapa de las papillas. Aquí todo el mundo con cara de susto. Me hicieron sentir irresponsable por no seguir el “método tradicional” de introducción de alimentos.

Aprovecho para recordar el tema del porteo. Con 3 meses, lo encuentran extrovertido, pero “aceptable”. Con 19 meses, directamente me tachan de loca. Se preocupan por mi espalda pero nadie pregunta por cómo me hace sentir llevar a mi niña cerca del corazón.

Por mi, y por otras mamás incomprendidas, inaceptadas o sencillamente ingoradas en su “excentricismo” hago examen de conciencia.

Por mi y por ellas no voy a callar. Es más, NO DEBO callar ante comentarios injustificados y insostenibles. Ellos hablan desde la seguridad que les da su ingoráncia. Yo desde el amor y el respeto, y por qué no, desde mi experiencia, que aunque sea distinta es totalmente válida.

Es aquí donde entra en juego la palabra concienciar. Hay que hacer que la gente conozca y sepa el alcance que tiene la crianza con apego, la lactancia materna, el porteo, el colecho… Sólo así abriremos las mentes más cerradas e iremos sembrando la semilla de la duda para que busquen y se informen por ellos mismos.

Si callamos, si nos silenciamos por ser educadas o dejamos de concienciar, dejamos de defender lo que por naturaleza es del ser humano. La crianza con el corazón, la cercanía y el respeto.

Siempre he tenido la certeza, infantil al fin y al cabo, de que había nacido para hacer algo especial. Mi hija me ha hecho comprender que ahora es mi momento. Mi punto de inflexión. Ahora es cuando al abrir conciencias, al alzar la voz, al defender lo que siento ante mí y ante ella hago posible un cambio de mentalidad. Una brecha entre generaciones donde por fin romperé con la forma tradicional de crianza y le ofreceré a mi hija un modelo diferente donde el autoritarismo y el llanto desatendido no tienen cabida.

Por mi, por las demás mamás y por mi hija debo concienciar.

Si busco conciliar, me encuentro con lo siguiente: “Conformar, hacer concordes o compatibles dos o más elementos que son o parecen contrarios.”

En éste punto, juega un papel vital la palabra conciliar. Una vez me he liberado de antiguas ataduras, de rencores del pasado. Una vez he tomado conciencia de quién soy y de la madre que quiero ser ante mí y ante el mundo, me encuentro con que la sociedad no está preparada para dejarme SER.

Hay que reconciliar la maternidad respetuosa y consciente con la sociedad, altamente consumista. Consumista en todos los aspectos… te absorve y hace que tu mundo personal, tu mundo familiar se tambalee hasta derrumbarse. La sociedad capitalista te anula como persona y como madre. Realza valores económicos por encima de los personales. Por ello hay que ConcienCiliar dar a conocer otras maneras de educar, la crianza desde el respeto y tener el derecho a compatibilizar esa manera de vivir con todas las áreas de tu vida.

Hay que acercar distancias entre la familia y la sociedad en general. Hay que construir un mundo consciente del cambio de mentalidad. Consciente de que una nueva revolución está emergiendo. Porque una vez que sientes el cambio en tí, no hay vuelta atrás. No puedes volver a ser la que eras.

Se puede volver al trabajo, si una lo desea, pero también debería permitírsele la opción, y respetarla, a la madre que eliga quedarse con sus hijos. Deberían evitarse los juicios de valor por aquella madre que amamanta más allá de la media o que portee a niños mayores o que coleche… entre muchas otras cosas. Queda mucho por concienciar y por conciliar pero ambas van de la mano del RESPETO. Respeto por tener opiniones y maneras de hacer distintas pero que son tan válidas como cualquier otra. Esa es mi reivindicación.

Mi reflexión es que hay que concienciar para conciliar. Y como dicen por ahí “sé tú el cambio que quieres ver en el mundo”.

Una concienciación real ya para una conciliación real ya.

Porque los hijos de hoy, son los hombres del mañana.

12 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. wyka2010
    Dic 02, 2011 @ 12:28:36

    Deyra .. una vez mas gracias por plasmar de forma tan especial y tan exquisita lo que muchas sentimos!! Estoy totalmente de acuerdo contigo .. Esta sociedad no puede iniciar Conciliacion sin antes hacer examen de conciencia . y ser conscientes de la problematica. La problematica que vivimos es variada .. muy variada .. pero la falta de respeto e intentos de imposicion de conductas “antinaturales” es un eje principal, dificiles de eliminar .. pero no imposible!!

    De nuevo gracias Deyra .. un enorme besazo

    Responder

    • Derya
      Dic 02, 2011 @ 13:49:33

      WYKA has captado perfectamente la esencia de mis palabras. Es muy duro aceptar el hecho que para que algo cambie debemos hacerlo nosotras primero. Para mí es lo más dificil.
      Un abrazo para tí, preciosa!!

      Responder

  2. María
    Dic 02, 2011 @ 13:26:30

    🙂
    Yo también creo que hay que concienciar, pero mi experiencia es que la gente no quiere ver… así que he decidido dejar de decir las cosas, paso de todos los comentarios y me limito a demostrar en la práctica que mi niño es un niño feliz….

    Responder

    • Derya
      Dic 02, 2011 @ 13:53:42

      MARIA, mil gracias por compartir tus sentimientos. Yo también pienso que no todo el mundo quiere escuchar. Pero sí pienso que debemos contestar desde el respeto, aunque no a todos ni en todas ocasiones, sí con frequencia para hacernos oír y normalizar la crianza natural… para sembrar la duda, como digo, y que se agiten y busquen información por ellos mismos…
      Un beso y un abrazo cariñoso!!

      Responder

  3. ranchyta
    Dic 02, 2011 @ 15:16:31

    María, yo soy un bicho raro en todos los lados porque no quiero dejar llorar a mi hija por la noche, porque no quiero dejarla con nadie a no ser que sea imprescindible, porque quiero llegar a casa a las 8 de la tarde para que siga su rutina y no se muera de sueño por los rincones….. Pero me da igual. La gente no quiere escucharnos porque nuestra forma de crianza es “más sacrificada”. En general nadie quiere cambiar de vida por tener hijos, quieren seguir con todas sus actividades antes que pasar su tiempo con sus hijos. Es duro pero es la realidad…
    Gracias Derya por esta entrada.

    Responder

  4. Itzi Itziar la Rotxa
    Dic 02, 2011 @ 17:30:00

    ole ole y ole mejor explicado imposible. adelante la crianza con apego. muxuak

    Responder

  5. Trackback: Las mujeres pueden cambiar el mundo… y los hombres también! « Mamás que miman
  6. Gemma
    Dic 21, 2011 @ 04:34:47

    Que maravilla!! me has leido el pensamiento!!!!

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Han pasado por aquí

  • 180.746 personas
A %d blogueros les gusta esto: