Aprendiendo soluciones

Mi hija es un espíritu libre. Impetuosa y con mucha curiosidad.

Cualquier rincón es bueno para escalarlo, cualquier vaso de agua es como una luz para una polilla… la atrae irremediablemente y le encanta meter las manos en él, volcarlo para ver cómo cae el agua… y mil utilidades más!

La gata poco a poco se va quedando sin bigotes… y  más le vale no quitarle ojo a mi rubita… pues si está plácidamente dormida en su cojín ella viene y se le tira encima con un “AAAAAiiiiiiii!!! guaaaapaaa!!!” y un millón de besos… A pesar de ésta muestra explosiva de cariño por parte de mi niña, a mi gata parece no entusiasmarle demasiado.

Mi hija está descubriendo el mundo. Haciéndolo suyo. Controlándolo. Explorando, afianzando su confianza. En casa no hay nada a su alcance que no pueda tocar. Porque considero que quien debe adaptar el mundo a sus ansias de descubrimiento soy yo, el adulto. Aquí Carol hace una reflexión similar.

Así hemos crecido como madre y como hija estos 19 meses. Ella se siente poderosa e invencible en casa. Nunca ha sido regañada ni castigada. Pero sí que ha ido aprendiendo a corregir sus actos. Si derramaba agua, le ofrecía un trapito para limpiarla. Si tiraba comida al suelo (zafarranchoooo!!!!) pues luego la recogíamos juntas. Al cambio de pañal, tiramos el pañal juntas a la basura. La ropa sucia la llevamos juntas a la lavadora… Todo este tiempo ha sido un tiempo compartido y plenamente disfrutado.

Y ahora, está dando sus frutos. Ella solita lleva el trocito más ínfimo de papel que encuentra de la nada a la basura. Recoge sus juguetes o sus libros después de usarlos. Lo hace felizmente. Porque disfruta del proceso, para ella es como un juego más.

NO ha sentido temor por sus actos, ni miedo injustificado… No se esconde cuando algo le sale mal, sino que repara el “daño” y lo afronta de cara. No se siente menospreciada, insultada o ninguneada.

SÌ ha sentido el amor de su madre, la compresión y el acompañamiento en este largo apredizaje  que es crecer. Se siente importante, se siente tenida en cuenta. Sabe cómo se solucionan las cosas sin amenazas, sin gritos y sin castigos.

Y lo más sorprendente… ante ayer, mientras hacíamos galletas, decidió chapotear en el agua de la gata (una vez más). Al ver que había derramado todo el agua por el suelo… me dijo “mamá, trapo!!”. Me giré… Ví toda la escena desde mi privilegiada posición: el suelo perdido de agua… la gata observando en un rincón… mi hija con los mofletes sonrojados por el esfuerzo… Tirar todo el agua del bebedero no es tarea facil…

Así que le dí el trapo… Y se esmeró en limpiar toda el agua derramada…

Lo mejor de todo fue el beso y el abrazo que, al final, me regaló junto con su mejor sonrisa!

Anuncios

6 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Carol
    Dic 10, 2011 @ 11:18:07

    Derya, pues te tengo que felicitar por lo bien que lo estas haciendo con tu pequeña 🙂 Ya sabes que muchas veces no sirve con querer.. hay que poder! Un beso enorme!

    Responder

    • Derya
      Dic 10, 2011 @ 19:27:54

      CAROL he de decir que no siempre tiene el ánimo o la disposición para hacerlo de buena gana… pero en ese momento le ofrezco una alternativa… puede recogerlo más tarde, después de hacer algo que le apetezca más! ^_^ Así que no depende todo de la buena voluntad, como bien dices… también influye sus ganas de cooperación en ese momento!! jiji Pero me encanta ver como interioriza y crece!! Gracias por tu comentario!! Un besote guapisima!!

      Responder

  2. Maria
    Dic 10, 2011 @ 15:49:18

    Me ha encantado tu reflexión tanto como la de Carol, nosotros tb tenemos la casa adaptada a sus necesidades, ella esta cómoda y se siento feliz, trepando, jugando, cogiendo, tirando… Y nosotros no estamos con el corazon en un puño por lo que pueda romper, lo que no queremos que coja, se quita de su alcance… Respecto a lo de e recogiendo y que ella ayude me lo apunto, hasta ahora me parecía pequeña pero ahora ya empieza a entender… Por cierto a la gordi tb le encanta chapotear en el agua de nuestra gata jajaja

    Responder

    • Derya
      Dic 10, 2011 @ 19:30:22

      MARIA a que es genial sentir la tranquilidad de que tu hija explore sin temor y el orgullo al ver cómo aprende a descubrir el mundo… Cuando consiguen sus metas por ellos solos, sin limitaciones, se les dibuja una sonrisa única!! Un beso con todo el cariño!!

      Responder

  3. María
    Dic 10, 2011 @ 21:59:35

    Que guay, Derya, me encanta esta entrada, me gusta leer este tipo de situaciones para darme confianza en que así es como lo quiero hacer yo, aunque todo el mundo me meta miedo de lo vas a acostumbrar mal, se te va a subir a las barbas… Supongo que todo es un aprendizaje, pero si luego da estos frutos… qué maravilla!
    Enhorabuena mami, por lo bien que lo estás haciendo y gracias por compartirlo y brindarme un ejemplo de lo que yo quiero hacer…!!
    Un beso guapa!

    Responder

    • Derya
      Dic 13, 2011 @ 11:20:47

      María no dudes ni por un momento que estés haciendo mal. Eso es algo que se sabe en el interior de cada una. Siempre te hacen dudar pero en tu fuero interno algo te dice que estás haciendo lo mejor para tu hija!
      Es un placer compartir contigo! Eres una gran mamá que mima!!

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Han pasado por aquí

  • 167,923 personas
A %d blogueros les gusta esto: