Las mujeres pueden cambiar el mundo… y los hombres también!

Hoy me he encontrado con un par de artículos muy interesantes.

El primero habla sobre el poder interno aún por descubrir que tenemos las mujeres. La magia del cambio colectivo. La conexión mística entre mujeres. En alguna ocasión te he hablado sobre el empoderamiento de la mujer y cómo me ha hecho sentir a mi la maternidad.

El segundo amplía la información sobre la teoría del MONO CIEN. Es muy interesante el apartado dónde habla de cambiar conductas. “Cambia una conducta y ayuda a cambiar a otros hombres”.

Especialmente me ha encantado:

“Un hombre que tiene prioridad y tiempo para atender a sus hijos, para preguntarles y escuchar, para compartir experien­cias con ellos, que participa activamente de la crianza de esos hijos, aunque eso signifique postergar un ascenso profesional o resignar un ingreso, cambia de conducta y ayuda a cambiar a otros hombres.”

“Un hombre que pueda escuchar a la mujer sin interrumpir y sin verse obligado a dar respuestas y soluciones, un hombre que se atreve a mostrar a su mujer sus capacidades e incapacidades, su inteligencia y su estupidez, su fuerza y sus flaquezas, su capacidad sanadora y sus heridas, cambia una conducta y ayuda a cambiar a otros hombres.”

“Un hombre que acompaña el crecimiento de sus hijos y les transmite confianza y admiración, sin desvalorizarlos cuando ellos se equivocan en la búsqueda, o no se amoldan a las expectativas de él, que incluso los autoriza a equivocarse, que los guía con límites firmes y afectuosos, y que garantiza con actos, el carácter incondicional de su amor, cambia una conducta y ayuda a cambiar a otros hombres.”

Me ha parecido muy interesante porque para mí significa que nosotros somos la clave para cambiar el mundo. Somos conscientes y creamos el cambio. Hombres y mujeres. Ambos tenemos el poder de transformarnos y transformar el mundo. Un mundo que heredaran nuestros hijos, junto a nuestras virtudes, el amor, el cariño, el respeto…  y a nuestros rotos e imperfecciones…

Nosotros, hombres y mujeres, de manera distinta pero con igual intensidad somos el orígen del cambio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Han pasado por aquí

  • 180.746 personas
A %d blogueros les gusta esto: