Somos lo que comemos. Los transgénicos. (Parte 4)

Hoy voy a hablar sobre los transgénicos. Una palabra que puede sonar a esperanza y a destrucción. Un alimento sometido a ingeniería genética es un alimento alterado.  El alimento transgénico es aquel que se obtiene introduciendo un gen externo con el fin de obtener unas determinadas características finales en dicho alimento. En definitiva, es un alimento al que se le ha manipulado la cadena de ADN.

Y como ya he dicho en alguna ocasión, y en mi opinión, un alimento al que se ha modificado su estructura química deja de ser alimento.

Producir un alimento modificado genéticamente tiene efectos debastadores y, lo que es peor, efectos aún desconocidos que están por venir. Con ello me refiero que no sabemos con certeza qué efecto tiene en un ser humano la asimilación de nutrientes que han sido genéticamente alterados.

Según Greenpeace lo que sí está claro es que:

– Sólo diez multinacionales controlan casi el 70% del mercado mundial de semillas lo que significa que los y las agricultoras tienen poca capacidad de elección.

Aquí es digno de mención “Montsanto“. Un proveedor global de productos agrícolas. En mi opinión un monopólio de mercado y de patentes feroz y temible, sin escrúpulos y sin ética. Sólo buscan enriquecerse a costa de la salud y la desinformación de todos nosotros.

Te aconsejo que le heches un vistazo al link. Te llevará hasta un documental titulado “El mundo según Montsanto” donde se denuncia los efectos negativos que provocan los productos agroquímicos y las semillas de soja transgénica que comercializa dicha empresa. En síntesis, expone la cara más oscura de la lógica económica neoliberal, a través de la realidad agrícola de América del Norte y del Sur, especialmente de Argentina. Hoy Monsanto es el primer semillero de soja, maíz, algodón y productor de agroquímicos del mundo. Quien dice semilla, dice Monsanto, pero también dice alimentos.

Es la empresa norteamericana que maneja el mercado mundial de la soja. Es la misma empresa que fabricó PCB, y ocultó durante 50 años que ese aceite era cancerígeno. Es la empresa que produce y que patentó las semillas de soja genéticamente modificadas, para resistir agroquímicos y tempestades, etc.

– Los cultivos transgénicos no alimentan al mundo. El 99,5% de agricultores y agricultoras no los cultivan.

Como se vé en ese enlace “el mundo produce el doble de alimentos que los que sus 7.000 millones de habitantes necesitan”.

– La agricultura industrial usa fertilizantes sintéticos y agroquímicos que contaminan nuestros suelos y aguas, recursos necesarios para producir alimentos sanos ahora y en el futuro.
– El excesivo uso de fertilizantes de síntesis en la agricultura industrial contribuye al agravamiento del cambio climático.

REPERCUSIÓN DE LOS TRANSGÉNICOS

Así que independientemente que el transgénico sea dañino en sí mismo al ser un alimento alterado, su cultivo y comercialización no sólo afecta a nuestro entorno, contaminándolo y dañándolo sin límite sino que nos afecta directamente a nosotros como consumidores y a nuestra salud. Por tanto contamina genética y medioambientalmente.

Se resiente también toda aquella plantación ecológica que se vé alterada por semillas transgénicas depositadas por el azar: viento, insectos… etc…

Piensa que el ser humano no és el único que consume éste tipo de alimentos. Los animales, las vacas, en concreto,  consumen piensos creados a partir de cereales transgénicos en lugar de hierba. Todo lo que su cuerpo asimila pasa a la leche/carne que compramos en los supermercados y, a la vez, a nuestro organismo. Así que si no somos consumidores directos de éste tipo de alimentos lo hacemos indirectamente.

Todo gira en la misma rueda que los parabenes, y los conservantes… mayor beneficio a menor coste para el productor.

También afecta al sistema capitalista. El cultivo de transgénicos concentra el poder económico en unos pocos lo que influye negativamente en medianos y pequeños empresarios que se ven impotentes ante el poder de estos gigantes sin miramientos.

Así pues éstos alimentos repercuten directamente en:

– Modificación/alteración de ADN. Por tanto alteraciónes genéticas.

– Daño directo en nuestra salud, en nuestro propio cuerpo.

– Daño medioambiental al afectar a la fauna y flora directamente, a los ecosistemas colindantes al cultivo en qüestión.

– Daño en las economías de mercado. Al privatizar el mercado agrícola y mantener un monopolio aplastante sobre las otras economías minoritarias. Este hecho nos hace totalmente dependientes y vulnerables ante éstas multinacionales omnipresentes e indestructibles.

Hay organizaciones que intentan combatir este monopolio que sólo enriquece a unos cuantos y daña a todos los demás. Según Greenpeace:

“La industria biotecnológica se ha negado a hacer pública información vital que demuestra los problemas para la salud humana por el consumo de alimentos transgénicos. Distintos científicos han revelado que Monsanto omitió reportar efectos negativos serios, como los signos de toxicidad en los órganos internos de las ratas.

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), responsable de su aprobación, ha sido objeto de duras  recriminaciones por no tener en cuenta las dudas y argumentos de los estados miembros. Además, los estudios científicos sobre los que se basa la evaluación previa a la autorización son realizados por las propias empresas, sin que sea posible en muchos casos  verificar los datos y resultados de forma independiente.”

¿Qué puedes hacer tú? Pues una vez más, elegir desde la información.

Aquí una guía sobre alimentos infantiles que usan ingredientes modificados genéticamente.

Aquí la guía completa de alimentos con transgénicos.

___________________________________

Te puede interesar…

La primera parte. Somos lo que comemos. Los conservantes.

La segunda parte. Somos lo que comemos. Los conservantes.

La tercera parte. Somos lo que comemos. Los refinados.

Anuncios

4 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Carol
    Dic 16, 2011 @ 14:12:55

    Gracias por toda la información.
    Le voy a pasar a mi pareja este post a ver si así se convence. Es que no estamos muy de acuerdo con el tema de transgénicos.
    Besitos

    Responder

  2. Derya
    Dic 16, 2011 @ 14:46:27

    Me alegra que te haya gustado CAROL. Como siempre digo lo importante es saber qué estamos comiendo y de dónde proviene.
    Ya me contarás si os ha sido de utilidad!!
    Muchas gracias!! Besotes!!

    Responder

  3. Gemma
    Dic 21, 2011 @ 04:52:19

    MI chico ha visto el reportaje (yo aún no) y estaba flipando, lo que pasa es que dice que si lo veo me voy a volver una paranoica con la comida……el tema es superinteresante!!

    Responder

    • Derya
      Dic 21, 2011 @ 11:09:11

      jajajaaj Gemma… así me siento yo… “paranoica”… Recuerda que lo importante es estar informado, luego lo demás viene solo, el cambio de hábitos, la búsqueda de productos más saludables… pero bueno… aún me quedan unas cuantas entradas más relacionadas con todo esto… y luego os daré mi opinión personal y el desenlace! ^_^

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Han pasado por aquí

  • 168,698 personas
A %d blogueros les gusta esto: