Ser madre, antes de serlo

Siempre he sabido que he nacido para ser madre. Todo lo que he decidido en esta vida ha sido en base a esa sensación de ser madre, antes de serlo.

Paradógicamente, nunca parecía llegar el momento “adecuado”. Siempre había algo que aprisionaba mi alma y postergaba el momento decisivo.

Siempre mandaba la razón sobre las emociones. “Ahora no, no es el momento”, “Mejor cuando termine los estudios”,  “Quizà más adelante, cuando tenga trabajo estable”… Y así un sinfín de escusas autoimpuestas que no hacían más que retardar mi maternidad.

Pero un día como cualquier otro, algo cambió en mí. Esas excusas que deambulaban como nuves negras se desintegraron, pues mi reloj biológico me gritaba, me arañaba las entrañas y se abría paso a través de mi piel.

De repente, una luz debastadora las pulverizó cualquier duda, razonable o no… Nada importaba. Nada me parecia coherente. Pero me llené de esa sensación de amor que clamaba por sentir una vida en mi interior.

De repente, una sensación sin nombre me pedía a gritos ser madre. Con urgencia. Sin importar condición  ni situación alguna.

Mi cuerpo quería sentir la revolución. Mi cuerpo quería amar sin condiciones. Mi cuerpo quería dar vida.

Y así fue. Me rendí a ese instinto primario. Me dejé abrazar por esa sensación de paz y tranquilidad…

Sabía que mi hija me había elegido… Sabía que ella quería venir a mí… Ya estábamos listas, ambas, ella y yo para crecer!

Y así fue como me zambullí en esa melodía silenciosa y acompasada que resultó ser para mí la maternidad.

Anuncios

11 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. MaGiA
    Ene 10, 2012 @ 15:27:33

    se me han puesto los pelos de punta… ¡te entiendo perfectamente Derya!
    Abrazos sin más

    Responder

  2. Carol
    Ene 10, 2012 @ 18:27:30

    Qué bien lo has descrito.
    Yo por el contrario nunca quise ser madre, pero cuando me llegó el instinto sentí lo mismo que describes.
    Un abrazo

    Responder

    • Derya
      Ene 10, 2012 @ 19:18:10

      Carol ya ves que con o sin vocación de madre… es un sentimiento universal… cuando la maternidad te inunda y se desborda de esa manera… un beso!

      Responder

  3. vanessa
    Ene 10, 2012 @ 18:27:59

    De repente sientes la llamada, y ya no hay manera de aclamar ese rumor que empieza como el murmullo de un río y acaba por transformarse en un grito a la vida

    Responder

  4. Noraya
    Ene 11, 2012 @ 11:01:37

    ¡Qué bonito! Me encanta cómo lo cuentas!
    Noraya
    “El Rumor de las Libélulas”

    Responder

  5. Gemma
    Ene 14, 2012 @ 13:16:17

    El momento en el que quisimos concebir, ese momento en el que sentimos que juntos podíamos acoger al fruto de nuestra amor, ese momento en el que mis entrañas gritaban que ya era el momento. Ese momento en el que no hay vuelta atrás porque ya estás a mitad de camino en la zambullida a la piscina, ese momento en el que sabes que nada será como antes y nada será mejor que lo que va a llegar….es un momento mágico!!!

    Responder

  6. Trackback: Mi positivo. Dos vidas en una misma piel. « Mamás que miman

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Han pasado por aquí

  • 166,030 personas
A %d blogueros les gusta esto: