La doble búsqueda

Una vez se desató la tempestad maternal en mi interior quise ponerme a cubierto de tantas emociones incontrolables. De hecho, no lo conseguí. Esa espiral de sensaciones maternales me dibujaban un camino lleno de color… pero también lleno de sombras…

Afloraron las dudas. Dudas sobre mi fertilidad. Dudas sobre cómo ser una buena madre. Dudas sobre cómo educar. Dudas sobre si biberón o pecho. Preguntas y más preguntas a las que intentaba desesperadamente buscar respuesta. Me costó mi tiempo reconocer que eran preguntas inevitables, sí, pero inútiles. Esas preguntas acallaban mi voz interior y silenciaban mi instinto de madre. Pero entonces, yo no lo sabía y seguía buscando respuestas a todo como si así pudiera controlar esta nueva vida a la que recien me asomaba.

Afloraron los miedos. Y resurgieron recuerdos infantiles. Miedo y dolor por el pasado… Miedo a transmitir esas vibraciones a mi bebé aún sin concebir pero que ya sentía como mío. Mi peor temor era herir en modo alguno el alma pura de ese ser que estaba por venir. Era (y es) algo imperdonable para mí.

La sensación liberadora de ser madre me enfrentaba a mi niñez y a mi pasado y me empujaba tímidamente a un futuro con sensaciones encontradas. Sentía ilusión por formar una familia pero también miedo a no saber hacerlo, miedo emocional. Un temor que hundía sus raíces en un suelo turbulento y se alimentaba de antiguos rencores infantiles…

Qué duras sensaciones. Qué complejidad de matices emocionales y qué dificil ser sincera conmigo misma! Pero tenía claro que debía sanar esas heridas abiertas y que no iba a ser camino facil. Aún a día de hoy sigo curándolas poco a poco, con mucha paciencia.

Me encontraba en una búsqueda paralela. Como mujer daadora de vida quería concebir. Como mujer imperfecta quería encontrar y enfrentarme a esos errores del pasado. Quería aprender a no proyectarlos en el futuro.

Sé que la búsqueda de una nueva vida pasa por reconstruir la mía propia. Sé que la búsqueda empezó en ese momento y todavía hoy persigo a esa madre completa que quiero ser. Esa madre fuerte y completa.

Toda mujer debería emprender su camino como madre libre de culpas, limpia en su dolor y pura en sus emociones. Sin rencores del pasado. Sólo así podría ser la madre instintiva y arcana que el bebé necesita para alimentarse y nutrirse emocionalmente. Sólo así una madre puede brillar en todo su explendor. Y qué dificil tarea… Sospecho que me va a faltar tiempo en ésta vida… y en la próxima, si la hubiera…

Sólo quedaba hablar con mi pareja. Le conté mis emociones. Le hice sentir todo ese torbellino que había en mi interior. El necesitó su tiempo para asimilar esa transformación en mi, pero llegó el momento en que estuvo listo, él también quería ser papá.

Ya estábamos preparados.

Y de un día para otro… sin saberlo, ya éramos tres…

Anuncios

12 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. mipequenokoala
    Ene 12, 2012 @ 09:39:55

    Me he sentido muy identificada con esa búsqueda propia, como de repente no sabes muy bien quien eres y como todos tus sentimientos emociones y recuerdos te ponen la vida patas arriba… Creo que dejar atrás nuestro pasado, nuestra niñez, nuestras experiencias en la infancia es casi imposible pero si hay que tenerlas en mente para no repetir las que creamos dañinas. Nos equivocaremos, seguro pero serán nuestros errores y tendremos que afrontarlos. Me ha gustado mucho la entrada. Un besazo

    Responder

    • Derya
      Ene 12, 2012 @ 10:44:55

      María cuánto me gustan tus palabras! Has descrito a la perfección esa sensación tan complicada de no encontrar tu sitio en ese momento de tu vida. Me encanta tu fortaleza en cuanto a enfrentar nuestros errores… creo que esa es una lucha casi constante pero que vale la pena!! Gracias por tu reflexión, me ha encantado!

      Responder

  2. candy rose white
    Ene 12, 2012 @ 21:05:07

    Hola.
    Me atrajo el tema de entrada, es cierto lo que mencionas, cuando nos enfrentamos a situaciones nuevas, nuestra mente lo relaciona sin buscarlo mucho con la ultima experiencia parecida, llevandonos muchas veces a nuestra infancia . De ahi podriamos sacar tantas cosas lo ideal es tomar siempre lo mejor.
    Saludos

    Responder

  3. MaGiA
    Ene 16, 2012 @ 14:30:41

    Derya,
    “Mi peor temor era herir en modo alguno el alma pura de ese ser que estaba por venir. Era (y es) algo imperdonable para mí”
    ¡Me suena tanto lo que cuentas! A mi me costó 5 años de enfrentar los miedos, de darlos nombre, de trabajar con ellos hasta que por fin pude escuchar el deseo de ser madre. Yo necesité bucear en mi historia familiar para rencontrarme con la niña que fui y entender mejor a la mujer que soy.
    Lo curioso es que una vez que me decidí a enfrentar esos miedos ¡más que dragones eran lagartijas!. Y además tuve la recompensa de sentirme valiente y capaz de cuidar de mi misma, de nutrirme, de maternarme 😉
    Sigo en la búsqueda, le he cogido el gusto a esto de bucear, de estar atenta a las emociones, a “las ideas locas” y la verdad es que y el camino es más interesante y divertido y vivo más feliz.
    Abrazos buscadora

    Responder

    • Derya
      Ene 17, 2012 @ 10:44:41

      Gracias Magia por tus palabras! Sí es verdad que a veces somos nosotras mismas quienes alimentamos esos miedos y cuando los enfrentamos no son más que humo! Sé que puedo contar con tu experiencia en ésta búsqueda personal! Muaks!

      Responder

  4. Trackback: Mi positivo. Dos vidas en una misma piel. « Mamás que miman
  5. Trackback: Mi embarazo. Un descubrimiento revolucionario. « Mamás que miman
  6. Trackback: La mujer que era y la mujer que soy « Mamás que miman
  7. Trackback: Dudas y certezas de una mamá embarazada… « Mamás que miman

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Han pasado por aquí

  • 166,471 personas
A %d blogueros les gusta esto: