Mi embarazo. Un descubrimiento revolucionario.

Descubrir que estaba embarazada fue revolucionario. No sólo mis sentimientos estaban alborotados y puestos a prueba, sino ahora, mi cuerpo también se descubria y se abandonaba, gustoso, al cambio.

Descubrir que ese deseo tan profundo de ser madre había gestado una nueva vida en mi interior fue revolucionario. Un sentimiento indescriptible de amor incondicional se filtraba por cada poro de mi piel. Ya hacía tiempo que amaba a ese ser que estaba creciendo dentro de mí. Incluso antes de que llegara.

Me descubrí más radiante que nunca. Descubrí que había un nuevo YO dentro de mí. Mi YO maternal floreció en una explosión de sensaciones increibles.

Deambulaba en un mundo paralelo donde nada ni nadie era capaz de alcanzarme.  Me sentía diferente y la misma al mismo tiempo.  Era un estado de felicidad consciente y constante. Tiempo después descubrí que, en parte, ese estado se debía a las hormonas que revoloteaban por mi piel las que me producían aquel estado de embriaguez emocional.

Así que me dejé fluir en ese sentir de madre. Conecté con ese bebé que estaba creciendo dentro de mí y desconecté de todo lo demás.

Disfruté de mi embarazo de un modo inimaginable. Me encantó ver crecer a ese ser tan deseado. Lloré al sentir tu primer aleteo. Unas burbujitas imperceptibles y tímidas al principio, y un torbellino podo tiempo después! Lloré la primera vez que respondiste al nombre cariñoso que te dí “mi cariño chiquito”… Dulces palabras que aprendiste a reconocer y a responderlas con caricias entrañables que nunca olvidaré.

Lloré la primera vez que te vi, a través de las ondas y las lágrimas… Eras mi lentejilla. Cómo algo tan pequeño podía desencadenar unos sentimientos tan grandes?? Me sorpendiste entonces y me sigues sorprendiendo ahora!

Me enternezco al recordar todas las conversaciones que mantuve con mi tripita incipiente. Hija mía, sabía que mis sentimientos te alimentaban de la misma manera que lo hacía mi cuerpo. Sabía que mi felicidad era la tuya.

Lloré muchas veces en esos escasos nueve meses. Pero han sido las lágrimas más dulces que he derramado jamás.

No me costó nada sentir mi cuerpo crecer y adaptarse a tí. En cierto modo era como irnos conociendo, creciendo y acomodándonos juntas. Sentirte dentro, sentirte madurar en mi interior ha sido una experiencia única que me ha transformado para siempre. Ser madre ha sido y es toda una revolución que empezó justo en ese instante en el que llegaste a mí.

Pero todavía no era consciente del poder ancestral que esconde el cuerpo de mujer. Todavía había una parte instintiva de mi que seguía dormida. Aguardando a que algo o alguien viniera a sacudirla y despertarla de una vez por todas.

Anuncios

9 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Carol
    Ene 26, 2012 @ 16:01:12

    Qué bonito… a mi me hubiera gustado haber podido estar más relajada en el embarazo, pero por lo demás lo disfruté tanto a pesar de las molestias, a veces lo echo de menos 😉
    Creo que es un estado maravilloso, en el que como dices todavía hay una parte instintiva dormida, pero todo llega a su tiempo.

    Besitos

    Responder

    • Derya
      Ene 27, 2012 @ 11:05:47

      Carol estoy segura que más de una caeremos es este maravilloso estado una vez más (por lo menos O_=)… Tengo curiosidad por saber que se siente por segunda vez ya que aunque sea igualmente un embarazo siempre es único!!! tiempo al tiempo… ^_^

      Responder

  2. Maria
    Ene 26, 2012 @ 23:48:04

    Para mí cuando estuve embarazada fue la mejor época, cuando mas radiante, fuerte y guapa me he sentido… Me encanto estar embarazada, ojalá podamos repetir :))) jajaja

    Responder

    • Derya
      Ene 27, 2012 @ 11:06:54

      María comparto totalmente tus palabras!!! Así me sentía yo “radiante, fuerte y guapa”!!! Pocas veces he sentido esa seguridad en mí misma y el embarazo afianzó mi confianza en mí y en mi cuerpo!!! Un gran beso!!!

      Responder

  3. LaurA
    Ene 27, 2012 @ 01:29:01

    Cuánto me identifico con tus palabras!! Besos

    Responder

    • Derya
      Ene 27, 2012 @ 11:07:33

      Laura cuánto me gusta saber que sentiste algo parecido!! La verdad es que fue algo mágico y me encanta haberlo compartido contigo!!! Muaks!!!

      Responder

  4. Mamaculebro Lactancia Materna
    Feb 21, 2012 @ 02:00:12

    Comparto todas esas sensaciones, la pena fue que pase un embarazo muy malo, muchos vomitos que me dejaban sin fuerzas, pero en el fondo saber que lo mas maravilloso de tu vida está dentro de ti, hacía que todo fuera más fácil.

    Responder

    • Derya
      Feb 21, 2012 @ 10:35:45

      Mamaculebro tal como dices, y a pesar de tener un embarazo más o menos tranquilo, creo que esa sensación de volar en las nuves cual enamorada es universal… Un dulce beso!!

      Responder

  5. Trackback: La mujer que era y la mujer que soy « Mamás que miman

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Han pasado por aquí

  • 163,568 personas
A %d blogueros les gusta esto: