Mi balcón se viste de verde!

Sigo en éste proceso de limpieza interior. Poco a poco va sanando de nuevo. Intento llenar mi piel de luz del sol. Intento sentirme serena en ese momento y bajar el volumen de mis pensamientos… Me concentro en la luz que me traspasa y se extiende y se derrama dentro de mí.

De repente un impulso nuevo aflora… se expande y brota en forma de idea. Se entremezclan sensaciones en mi interior… mi cambio en la alimentación… mi preocupación por lo que como y lo que doy de comer a mi pequeña… y si funciona?? Y si me lanzo a cultivar mi propio mundo verde??

Como sigo en mi aprendizaje contínuo de no ingorar mis pulsiones y mis sentimientos… he decidido darme una oportunidad. Voy a convertir mi balcón en un huerto urbano!!! Te invito a que compartas conmigo éste proyecto que no sé si mis dotes como jardinera me permitiran que dure demasiado. Pero que no se diga! Siento que debo intentarlo! Estoy segura que será un espacio para meditar y sentirme relajada. Aprendo a escucharme y mi cuerpo me ha gritado en sliencio…

Dicho y hecho!! Aquí os presento mis primeras tomateras, son planteles ecológicos y son de la variedad “Tomate Rosa”.

Aquí una vez plantados. Gracias a la inestimable ayuda de mi pareja y mi preciosa rubita que andubo revolcándose en la arena y alertándonos de vez en cuando con un “mamá ete no toca, ete pincha!!”. Gracias pequeña, una vez más por salvaguardar mi seguridad ante todo!!

Como puedes comprobar esa necesidad de limpieza ya roza los límites de mi vivienda… voy por el balcón… que se preparen en el rellano que seguro que mañana me pongo a limpiarlo compulsivamente!!

Por mi bien y por el de mis queridos vecinos… espero que este trance acabe pronto!!

Limpieza

Estoy de nuevo sumida en un estado de nerviosismo permanente. El efecto de la sanación conjunta que apaciguó mi alma hace unas semanas parece haberse desvanecido por completo.

Lo peor es que este estado de inquietud viene provocado por mi situación laboral que ahora mismo es precaria y deja mucho que desear. Y digo lo peor, porque para mí ahora mismo trabajar significa no poder estar cerca de lo que más quiero. Trabajar significa sentir dolor cada mañana al separarme de mi rubita. Voy al trabajo palpando ese dolor físico a diario y encima no obtengo ni beneficio económico ni personal.

Sé que es temporal. Sé que seré capaz de encontrar la oportunidad en medio de éste momento angustioso. Pero ahora mismo, me siento absurda e impotente. Me siento con rabia y fustración.

Sabio es mi cuerpo y mucho tengo que agradecerle. Pues él ha canalizado toda esa energía rabiosa y negra. De repente, me he dado cuenta que llevo unos días buscando tareas donde no las hay, limpiando donde no hay que limpiar… Mi cuerpo se ha puesto a liberar esa tensión antes de que explote y esas emociones me quiebren y se rompan en mil pedazos y se claven y hieran sin querer.

Así me descubro hoy. En plena limpieza física. Todo está más ordenado que de costumbre. Armarios, suelos, azulejos… todos ellos han salido perjudicados (o beneficiados??) de éste frenesí emocional que busca escapar.

Así me descubro, buscando algo que hacer para no pensar y sentirme inquieta. Así me descubro maravillada por ese instinto que aflora una vez más. Ese instinto que busca el orden exterior para apaciguar el alma y el corazón.

Todo a mi alrededor reluce con la esperanza de sacar brillo al corazón!!

Se han abierto de par en par las ventanas de mi alma con la promesa de ese viento fresco que disipe las sombras.

Hoy me descubro ante tí, y me paseo entre el orden en pleno desorden emocional.

Perdida en el tiempo….

 

Hacia mucho tiempo que no escribia ninguna entrada…. he pasado momentos que me han hecho esconderme en mi misma sin dejar que nadie entrara en mi corazón y pudiese escuchar mis latidos desprendiendo mensajes de agobio.

Me aleje sin mas……. deseando que el tiempo nublado volviese a reencontrarse con ese sol esplendido que invade todo mi cuerpo. Integrando en mi sensaciones de felicidad y dulzura, devolviendo en mi esa sonrisa que predomina sin mas.

Soy reservada y tímida….. mujer sensible y gran mujer!!!

Con los días este tiempo que parecía adentrarse en mi, a desaparecido devolviendo esos rayos de luz tan brillantes y fuertes, esa sonrisa y esa felicidad absoluta!!! Hay momentos de la vida en la que una esta mas sensible, que todo afecta aveces sin necesidad, y que hay veces que también le damos mas vueltas de lo necesario….. cuando en realidad, que ha pasado?¿? en realidad no ha pasado nada, esta pasando lo que la vida en realidad es, y que tengo que aprender a convivir con valentía.

No obstante esto se quedó en mi interior…. a la luz del día y a los ojos de todos he seguido siendo la madre que adora a su niña, esa madre que lo da todo por ella y que se levanta cada día contemplando la belleza de mi pequeña.

La que me acaricia y me dice guapa todos los días, la que me peina con el peine y me deja un peinado que ni en llongueras jejejeje la que viene corriendo hacia mi y se tira a mis brazos !!! esa sensación de amor es indescriptible, cada dia le digo que la quiero!! porque cada dia es inmensamente pleno a su lado.

Soy una madre enamorada locamente de su hija, y quien no?? es el amor mas puro que hay en esta vida!!!

 

 

 

Buscando el ejemplo donde no lo hay

De reprente me sorprendo reflexionando sobre experiencias similares a la mía. Dónde están esas madres a las que la maternidad ha transformado mágicamente? Dónde están esas madres que deciden seguir su instinto y alejarse de lo que la sociedad o el entorno considera “normal”?

Me encuentro en un momento de mi vida donde me siento conectada a mujeres maravillosas que sólo conozco a través de sus palabras, que no es poco, pues me transmiten su fuerza, su belleza y su luz.

Pero en mi realidad física no las veo brillar. Más bien veo miradas apagadas. Mamás desconectadas de otras mamás, que intentan sobrevivir a la maternidad en soledad.

Desde mi punto de vista  la maternidad no consiste en ese sobrevivir  y dejar que pase el tiempo hasta que nuestro hijo se convierta en un adulto. Todos y cada uno de nuestros actos tienen un efecto permanente en ese niño que al crecer florecerá en una personalidad u otra. Y debemos ser conscientes de ello.

La pa- maternidad es un cambio permanente que despierta posiblemente antes del embarazo y que dura toda la vida.

Así que me descubro perdida en ese enredo de pensamientos. Me descubro descubriendo que esas madres que aparentan unidad, en un corrillo del parque, realmente se sienten solas. Me descubro apartada de todas ellas pero conectada a mi esencia y conectada a mi rubita linda.

Me descubro buscando el ejemplo donde no lo hay. Y es una lástima. Veo esa desconexión y siento que “no quiero eso para nosotras”. Veo una mirada de rabia, veo una mano que se escapa, veo resignación… Oigo suspiros de hastío de mamás desganadas ante los juegos infantiles, oigo llantos desatendidos, oigo palabras malsonantes… Siento y palpo lo lento que pasa el tiempo para esas mujeres…  Y siento que “no quiero eso para nosotras”.

Mire donde mire veo ejemplos de lo que no quiero ser o hacer. Y es triste guiarse por ese baremo maternal. Me doy cuenta que esta red y este soporte que ecuentro en la blogosfera se echa en falta en el mundo físico.

Hecho en falta mamás felices compartiendo tiempo con sus hijos. Hecho en falta más sensibilidad paracon los hijos, dar ese abrazo silencioso que te pide un hijo cuando está sufriendo, en lugar de un cachete por “pesado” y por “mal comportamiento”. Me gustaría ver a esas mujeres desprender amor!

A pesar de ello, y de vez en cuando, brilla una de esas luces con mucha fuerza e intensidad… Entonces, irremediablemente cual polilla curiosa… me siento irresistiblemente atraida…

Un premio con corazón

Mi querida amiga Desiree de Criando con el corazón nos dejó éste premio precioso y con mucho cariño. Como no podía ser de otra forma siento que viene desde el corazón de una mujer fuerte y única!! Y por ello me siento agradecida.

Sin más dilación, voy a responder a sus preguntas:

1-Tu comida favorita?

Unos simples huevos con patatas… Soy así de simple! ^_^

2-Cómo sería tu día prefecto?

Un día perfecto es aquel en el que sólo existe el aquí y el ahora! Así, pase lo que pase lo vives intensamente.

3-Algo que te emocione?

Todo. En realidad me considero una mujer emocional. Cualquier gesto, cualquier canción o mirada es capaz de emocionarme.

4-En qué cambió tu visión del mundo ser madre?

Me hizo ser más consciente de mí mísma y del mundo que me rodeaba. Me hizo atisvar una profundidad desconocida en mí que aún ahora sigo descubriendo día a día. Como siempre digo, la maternidad para mí ha sido una revolución!

5-Un vicio inconfesable….

Lo confieso abiertamente y quienes me conocen lo saben sobradamente… El chocolate me pierde..

6-Si tuvieras que elegir otro lugar para vivir…. cuál sería? (ciudad, páis…) y por qué?

Me encantaría un rinconcito cerca del mar, donde escuchar mis pensamientos al compás de las olas y sentir mi cuerpo en libertad al contacto con la naturaleza!! Por qué?? Porque siempre he creido que soy un pez fuera del agua y mi lugar está cerca del mar!!!

7-Algo que tengas pendiente de hacer, aprender….

Tengo pendiente aprender a ser mejor persona. Esa siempre ha sido mi meta en la vida. Superarme día a día. Para ello vivo y aprendiendolo moriré!!

Ahora tengo que formular yo varias preguntas y entregarlas a otros blogs. Como ya he repartido éste premio a todas aquellas personas que me han acompañado a lo largo de éstos meses en la blogosfera… las dejo aquí, para que libremente me las contestéis con un comentario. Creo que es una buena manera de conocer a esa mamá indecisa que pasa por aquí de puntillas y en silencio.

1. Te sientes en sintonía con tu propio cuerpo?

2. Qué haces para estarlo? O qué cres que deberías hacer para estarlo?

3. Cómo te imaginas a tí misma dentro de cinco años?

4. Cómo te imaginas a tu hijo/-a dentro de cinco años?

5. Cuando estabas embarazada e imaginabas a tu bebé en brazos… creías que sentirías lo que sentiste en el momento en que realmente lo tuviste en brazos?

Espero que os parezcan unas preguntas lo suficientemente interesantes como para contestarlas… me muero de curiosidad!!!

Hasta la próxima co-madres!!!

Feliz día, Papá!!

Hoy quiero comenzar el día con una mención especial al padre de la criatura! No soy de celebrar éstos días puntuales en los que se supone que hay que hacer un regalo para expresar el amor que sientes hacia la persona en cuestión, sea el día del padre, de la madre o de la tía abuela…

Prefiero buscar esa felicidad en los pequeños detalles que se regalan día a día, como una caricia o una sonrisa feliz.

Pero se me ocurrió hacer un detalle casero para papá, un detalle que expresara lo cercano, cariñoso y atento que es paracon nosotras. Se lo conté a mi rubita preciosa… y pareció entusiasmada con llevar una camiseta en la que pusiera “Mi papá mola”… Pero, mamá… camiseta roosssaaa!!! O_= Así que papel… impresora… un poco (muy poco) de imaginación…

Y aquí está nuestro regalito para éste día en el que como cada día te daremos besos y abrazos, en el que te regalaremos nuestro amor y nuestra ilusión por seguir siendo la familia que somos!

Hoy será un dia como cualquier otro… será un día feliz… y por ello me siento bien al celebrarlo ya sea 19, 20 o 21 de marzo!!

TE QUEREMOS PAPÁ!!!!

Hamburguesas de garbanzo caseras

Hoy pongo una receta muy sencilla y cargadita de proteina vegetal. Es perfecta para acompañar un plato de verdura o para hacerla plato único entre dos trocitos de pan, con su lechuga, tomate, cebolla y lo que se te ocurra para acompañar!!

Es una receta que he visto varias veces circulando por la red pero que en éste caso la he rescatado de un libro de recetas vegetarianas. La legumbre (en éste caso el garbanzo) se puede substituir por cualquier otra de nuestro agrado. La verdad es que admite tantas variaciones como imaginación tengamos!!

Ingredientes:

– 500gr de garbanzos (después de dejarlos en remojo durante la noche)

– 3-4 zanahorias ralladas o picadas

– 1 cebolla mediana

– especies al gusto sal, pimienta… (y además yo le pongo perejil, comino y alga wakame en polvo).

– pan rallado (yo rallo el pan que hago en la panificadora, en éste caso integral)

– harina, vale cualquier tipo (yo suelo usar integral ecológica)

Elaboración:

Picamos los garbanzos, la cebolla y las zanahorias.

Agregamos el pan rallado hasta que quede una masa manejable y que veas que no se deshaga. Agregamos las especies.

Formamos hamburguesas de un tamaño mediano-pequeño.

A freír en un poco de aceite… y a escurrir!!!

Ya sólo queda disfrutarlas… porque están riquísimas!!!

Precaución! Enganchan! ^_^

La varicela

Mi cariño chiquito… la pasada semana descubrí unas manchitas coloradas en tu blanquecina y preciosa piel… La duda y el asombro me invadían lentamente. Decídí no perder de vista esos dos puntitos rojos, así que pasé el día empapándome de tu olor cada dos por tres y, de reojo, miraba frente a frente esas rojeces y les decía que se mantuvieran a ralla… Pero no me hicieron caso… Y florecieron más manchitas a lo ancho y largo de tu cuerpecito precioso.

Visita al pediatra. Enfado monumental. Pues querían que te desnudara sin miramientos y te dejara llorando en la camilla mientras alguien desconocido te revolvía en busca de un diagnóstico. En medio de aquel torbellino, de aquellas prisas, respiré hondo y le pesara a quien le pesara, te desnudé pidiéndote permiso y suavemente, pues sabía lo asustada que estabas. En todo momento estuviste en mi regazo y mi pecho cerca para poderte consolar. Confirmado: diagnóstico varicela.

Por primera vez en casi dos años abrazo a ese cuerpecito caliente y enfermo. De camino a casa me fui repitiendo que tu cuerpo es sabio… Tu cuerpo sabría cómo actuar mejor que yo pero que tu angustiada mamá no iba a separarse de tí en todo el proceso. Yo tampoco estaba muy bien ni ánimica ni físicamente, los resfriados de éste invierno, uno detrás de otro me han hecho estragos y no acabo de sanar. Así que me tomé unos días de vacaciones para permitirme estar enferma, sin prisas ni agobios, y para ser yo quien esté a tu lado en esta experiencia tan nueva para tí como para mí.

Ésta semana ha sido como volver al pasado. Has vuelto a mí convertida en aquel bebé que recien salió de mi vientre, vulnerable e indefenso a la par que tierno y embriagador. Has conseguido, una vez más que mi más feroz instinto materno haya salido a la luz.

La fiebre llegó y lo envolvió todo… El sueño y el cansancio aunaban esfuerzos y te sumían en un duermevela constante pues tu cuerpo estaba librando una feroz batalla contra un potente virus. Eras como un barco en plena tempestad, fuerte y desafiante. Yo me convertí en ese mar que te mecía y te acompañaba en las subidad y bajadas. Yo me convertí en un lecho donde descansar. Toda mi piel deseaba acogerte amorosamente y que encontraras tu lugar en mí. Un lugar donde reposar, un lugar donde alimentarte, un lugar donde sentirte segura y protegida. Un lugar donde sanar heridas y recuperar fuerzas.

En ésta semana he sido todo eso para tí. Pero quiero que sepas que tú has sido mucho, mucho más para mí!! Tú has sido mi tabla de salvación en ésta tempestad emocional en la que me encontraba. Pues la cercanía de tu cuerpecito debil pegado al mío día y noche, noche y día, han conseguido desprender de mí las emociones más negras que el día a día amontonaba en mí. Estar piel a piel, en contacto permanente e ininterrumpido me ha despojado de cualquier carga emocional que pudiera acarrear y me ha infundido amor, mucho amor.

Siento que tengo que agradecerte tanto!! Siento que me he abandonado a tí y siento que lo necesitaba!! Sin prisas, sin horarios, sin presiones, sólo tu y yo y nuestros corazones latiendo en sintonía. Siento que has sido tú quien me ha curado. Has sido el aire fresco que necesitaba para volver a respirar!! A pesar de tu enfermedad, siento que has sido tú, una vez más, quien me ha enseñado una gran lección. Y es que la vida hay que saborearla lentamente para digerirla mejor!!

Jamás en lo que me queda de vida sabré cómo agradecerte el cambio que obras en mí. Te quiero, mi amor!!

El fin justifica los medios?

Cuando yo era pequeña, sentía que la mayoría de mis sentimientos no valían. Desde mi percepción, para mi familia no eran importantes o tenidos en cuenta. Eran, simplemente, cosas de niños. Supongo que mis padres no lo hacían de manera consciente. Si hubieran sabido cuánto me dolía seguramente hubieran actuado de otra manera. Pero como yo sentía que no podía mostrar ese sentimiento de dolor, porque era malo, pues me lo quedaba para mí. Así, la espiral emocional va creciendo y arraigando a lo largo del tiempo.

Así que “aprendí” a moverme con independencia y sin contar con su opinión. Lo guardaba todo para mí. Pues me dolía el rechazo o la sensación de incomprensión.

Pero con el tiempo me di cuenta que así no iba a llegar muy lejos. Los seres humanos somos, por naturaleza, gregarios. Nos necesitamos los unos a los otros. Intentar avanzar en soledad, sólo trae más soledad. Me di cuenta que tenía que abrirme y mostrarme tal como era, con mis defectos y mis virtudes. Sólo esa verdad sobre mí misma me haría libre. A pesar que me aterrorizaba sentirme vulnerable ante los demás, des-aprendí a cerrarme en mí misma y re-aprendí a mostrarme al mundo. Precisamente, identificar, aceptar y compartir mis emociones dolorosas fue lo que realmente me hizo crecer.

Hace tiempo que reflexiono acerca de la educación que me gustaría ofrecer a mi hija. Y siempre llego a la misma conclusión: quiero ayudar la a convertirse en una persona fuerte, independiente y sensible, capaz de sentir el dolor ajeno y actuar ante él, en lugar de mostrarse impasible. Todo ello no en soledad, sino de la mano de una madre que la ama y la acompaña en el proceso. Una madre que la escucha y no la juzga. Una madre que simplemente la entiende y la guía.

Me doy cuenta que la manera en que educamos a un hijo forma parte de la persona que va a ser. Algo así como una huella indeleble que de alguna manera siempre estará presente.

Por tanto, concluyo que diferentes maneras de educar desenvocan en diferentes personalidades y actitudes ya que cualquiera de nuestros actos, por insignificante que parezca, deja una marca permanente en nuestros hijos.

Si quiero acompañar a mi hija en su crecimiento personal y que crezca fuerte, independiente y sensible, y no vale cualquier medio o forma de hacerlo.

Es decir, creo que se aprende más de lo que hacemos que de lo que decimos. Si educamos con el ejemplo (consciente o no) y respondemos a sus actos pegando, gritando y faltando al respeto… ese niño aprende a pegar, gritar y faltar al respeto cuando se siente atacado o amenazado.

Pero si educamos con del corazón, si educamos desde la conciencia emocional, obtenemos una persona capaz de sentir e interpretar la vida a través de las emociones. Ayudamos a florecer a ese niño y convertirlo en una persona fuerte y sensible, una persona, ante todo, humana capaz de identificar los sentimientos y actuar en consecuencia…

Solucionar un echo, aparentemente, tan simple como derramar agua puede transmitir a mi hija dos mensajes muy distintos según se solucione de una manera o de otra. Si derrama agua, y le ofrezco la oportunidad de limpiarla, sin culpabilizar, cuestionar o gritar, le enseño que ante un contratiempo no busco culpabilizar sino solucionar. Le enseño a ser capaz de reparar sus propios errores y sobre todo que pase lo que pase puede contar con que estoy a su lado. Si por el contrario actuo de manera que ella se sienta culpable o insegura de sus actos, si actuo ridiculizándola o haciéndola sentir inferior o sencillamente patosa… qué le aporto realmente? Que me oculte su verdadero ser y que no quiera mostrarse ante mí como realmente es, por miedo, rabia o fustración.

Quiero transmitirle que todos los sentimientos están permitidos pero no todas las acciones se admiten como respuesta. Puede sentirse enfadada pero no está permitido demostrarlo con golpes, sino con palabras, con dibujos o con alternativas que no dañen ni a ella ni a los demás.

Quiero ayudarla a saber qué siente en cada momento para que aprenda a canalizar sus actos y encontrar sus propias soluciones.

Así que una vez más, aprendo que los momentos de crisis pueden convertirse en oportunidades para crecer y que para hacerlo de manera sana hay que educar sin perjudicar ni física ni emocionalmente.

Para ayudar a crecer a mi hija, para ayudarla liberar y fluir sus emociones, me doy cuenta que no puede hacerse de qualquier manera, sino desde el RESPETO, por ELLA mimsa, por el mío y por el de los demás. Estoy segura de que no lo conseguiría de ninguna otra forma que no fuera ésta, pues no se puede educar desde la indivudualidad, la violencia o la insensibilidad. Asi que NO, para mí, EL FIN NO JUSTIFICA LOS MEDIOS.

Han pasado por aquí

  • 163,566 personas