Borraja con patata y zanahoria

LA RECETA DE LOS VIERNES!!!

En casa de mi marido tienen una huerta ecologica de la cual estamos comiendo todo el año todo tipo de hortalizas y verduras. Una de ellas y que a mi me gusta mucho es la Borraja. Yo pensaba que todo el mundo comia borraja, pensaba que era una verdura como otra cualquiera, pero parece ser que no.

La receta que os voy a poner es muy sencilla y muy ligera.

La borraja aunque a la vista con esos pelillos que tiene (las de nuestra huerta tienen pelos como pinchos, no pelitos como las de la tienda) parece que es una verdura dura, tosca y engorrosa de limpiar, pero al cocinarla se queda una verdura con un sabor y una textura muy suave.

No se conserva mucho tiempo, así que tenla en el frigo envuelta en papel de periodico o en una bolsa de plástico con agujeritos, a mi me gusta mas tener la verdura en papel de periodico.

Una vez que la limpies con agua ya la tienes que cocinar. Una opción es prepararla en trocitos sin mojar y así si quieres la puedes cocinar al día siguiente. Si te dicen en la tienda si quieres que te corten hoja, si la vas a hacer ese mismo dia, que te corten, si no es mejor que no, se conserva mejor.

Para dos personas yo calculo:

3/4 de kilo o un kilo de borraja

2 patatas

1 zanahoria

1 ajo

aceite

sal

Preparación:

Coge un tallo de borraja, quitale un poco de la base (que suele estar mas fea) y corta donde empieza la hoja

Troceas el tallo en trocitos medianos (3 o 4 trozos, dependiendo de la largura) y lo echas a un bol con agua. Haces lo mismo con todos los tallos y ya está preparada para cocinar.

A mi me gusta cortar alguna hoja que este bien fresca y tierna en trocitos pequeñitos y echarla también con la verdura

Hay gente que le pasa un estropajo o un trapo a cada tallo para quitarle los pelitos, yo no lo hago, al cocerla los pelillos se quedan flotando en el agua. Tambien hay gente que le quita los bordes de los lados, hay veces que vienen con un poco de hoja hasta la base, yo tampoco lo quito, eso depende de gustos.

En la olla expres pones un poco de agua, esperas a que hierva y le echas la verdura la patata, la sal y la zanahoria. El tiempo de cocción depende de cada olla y cada fuego. Yo en mi caso la pongo 6 minutos a fuego lento desde que sube el pitorro (a no se que tenga unos pinchos especialmente duros, que lo dejo un poco mas).

Quitas el agua de la verdura ( guardo ese agua para hacer sopa para la noche)

Pones aceite de oliva, fries el ajo en láminas, que se quede doradito, lo echas por encima de la verdura y listo

¡ A COMER!

Anuncios

Porque te has ido…

Joseba, Txefo, José, Jose Felix…esa era mi hermano, el hombre de los mil nombres, pero no el hombre de las mil caras, solo tenía una, la que mostraba y era genial.

Txefo, te despediste de mí con una gran sonrisa, una de esas que iluminaban tu cara, me despedí como cualquier otro día. Te di un beso, Oinatz otro, me dijiste “Agur” y me sonreíste, María me dijo que querías regalarle a Oinatz para su cumple año un caballito de balancín, que ilusión me hizo. “A la vuelta de las vacaciones nos vemos Txefo” te dije yo, pero ya nunca mas te volví a ver. Jamás habría pensado que ese sería mi ultimo beso, que esa sería la ultima sonrisa que iba a ver, si lo hubiera sabido…no me habría separado de ti ni un solo segundo.

Me entristece mucho no haber llegado a tiempo para poder darte el último beso, el último Agur, pero a la vez me alegra porque el que nos dimos fue feliz

Has sido un gran luchador, no has tenido una vida fácil y el último año fue complicado. Intento auto convencerme de que es lo mejor para ti, lo mejor que te ha podido suceder, es lo que le digo a todo el mundo, pero yo no acabo de creérmelo, quizás egoístamente, pero no me lo creo. Cualquier cosica te hacia sonreír, te llenaba. Se que has sufrido, por eso pienso que es mejor que te hallas ido, pero también has sacado mucho jugo a la vida y has disfrutado mucho. Te quiero aquí, con nosotros, disfrutando de las pequeñas cosas que nos brinda el día a día.

Tengo sentimientos muy enfrentados, como puedes ver, te quiero aquí, pero sin sufrir y se que eso, como estabas ya al final no puede ser, así que igual si que es mejor que nos hallas dejado, pero es que…ya no estás.

Veo tus fotos y se me hace el estómago un puño y me invade la tristeza. Se que estás con nosotros, mirándonos, cuidándonos y probablemente estarás sonriendo y diciendo, “Bea, no seas tonta, estoy bien“.

Eras un cabezota hasta más no poder, para lo bueno y para lo malo y eso te sirvió para luchar, para conseguir todo lo que te proponías. A pesar de tus limitaciones conseguiste volver a pintar, pintaste unos cuadros espectaculares, volaste en ultraligero, te manejabas con el ordenador, ibas cada semana a montar a caballo…y un sin fin de cosas.

Siempre he estado muy orgullosa de ti, pero ahora lo estoy más. Quiero gritar a los cuatro vientos, quiero que todo el mundo se entere del hermano que he tenido, del hermano que ha luchado por vivir tan dignamente como lo has hecho, del hermano tan maravilloso que he tenido y del placer que tengo de haber compartido contigo mis 32 años de vida.

Joseba, no pude estar ahí cuando te fuiste, esa espinita la voy a tener siempre clavada, este es mi pequeño homenaje.

Sólo han pasado cuatro días desde que has muerto y mis sentimientos aún no están claros, no han empezado a fluir, pero sentía esta necesidad de escribirte unas palabras. Pienso mucho en ti, se me agolpan todos los recuerdos de cuando era niña y de más mayor,  cosas que de pronto me vienen a la mente y me hacen sonreír, te tengo en la mente a cada momento.

Tu silla de ruedas se ha quedado aquí, asi que ahora se que estás feliz, disfrutando de tus kilométricas piernas.

El día que esté más centrada, prepárate para lo que te voy a escribir, si si, no te rías, que te estoy viendo, esto es una amenaza en toda regla.

Maite Zaitut Bihotza

 

La cruda realidad…

Empecé a trabajar a las 16 semanas después de dar a luz. Soy autónoma, la baja que cobraba era miserable y roñosa y mi pequeño negocio iba flaqueando desde que me cogí la baja un mes antes de dar a luz, a pesar de tener a otra persona al frente.

Nos lo montamos de tal manera, que pude compartir la baja con mi pareja y así estuvimos los tres juntos durante las 16 semanas, pero claro, yo sin cobrar un duro.

Mi pequeño rubito no tenía ni 4 meses cuando empezó a ir a la guardería. Es una escuela infantil que tengo en la puerta de alado de mi trabajo y bueno, dentro de lo malo eso me daba muchísima tranquilidad.

Le daba lactancia materna exclusiva, le costaba dormirse, nunca había tomado biberón ni quería chupete y nunca le había dejado con nadie. Me angustiaba el pensar en la separación aunque al principio solo iba a trabajar media jornada. Me angustiaba el pensar que le tenía que empezar a marcar unas rutinas de acostarse y levantarse, no sabía como me lo iba a montar para sacarme leche, levantarme a las mañanas, darle la teta y no llegar ningún día tarde a trabajar… lo veía imposible. Las semanas anteriores a empezar, mi cabeza era como una olla a presión ¿Qué haré, como estará mi pequeño, llorará, como dormirá, querrá biberón…? Todo el día maquinando…

Unos días antes empecé a sacarme leche para ir teniendo un buen almacén, para que no le faltara la leche de su ama.

Llegó el primer día, le tenía que dejar una hora. Lo dejé con mucha pena y a la vez curiosidad por  ver como reaccionaría él. A la hora fui a recogerlo y me dijeron que fuera mas tarde, que estaba dormido, la verdad que me quedé muy sorprendida, se había dormido el solito, en su cunita, abrazado a un caballito, con el chupete y sin protestar…pobrecito mío, con chupete, caballito y sin su ama…angelico mío.

Para el tercer  o cuarto día ya se quedaba las cuatro horas, tomaba muy bien el biberón y parecía que estaba  “agusto”. Yo me sacaba leche todos los días, 2 ó 3 veces para tener para el día siguiente, si algún día me sacaba mas la congelaba para tener por si acaso.

Le dejaba a las 10 y le recogía a las 2 y luego estábamos toda la tarde juntos, como disfrutábamos las tardes…

A los dos meses me llevé un palo fuerte cuando la chica que tenía contratada me dijo que no quería seguir trabajando, que ella quería una jornada completa (yo no se la podía pagar), ahí se me vino el mundo encima ¿qué voy a hacer? , trabajando  todo el día no voy a poder estar con mi txikito mas que tres horas. Hice números, rasqué de ahí y de allá para poder mantener a esa persona y poder seguir yo a media jornada, pero me fue imposible.

Un nubarrón se apoderó de mí, que horror, todo se volvió oscuro y gris. Tenía que ampliar mi horario hasta las 6 de la tarde y el de mi txiki hasta las 4 de la tarde y lo peor de todo es que yo no iba a poder ir a recogerlo, no iba a poder ver su gran sonrisa al verme aparecer, no le iba a poder dar tetica a la tarde…Ya nos organizamos como pudimos, el aita va a recogerlo cuando va de mañana y de noche (le llamaba todas las tardes mil veces a ver que tal estaba el peke)y el abuelo cuando va de tarde, el abuelo se queda  paseando por el barrio y me lo trae a las 6 a mi trabajo.

Me costó mucho superar  esta nueva situación, pero a mi hijo le costó más. Se despertaba a la noche cada hora, llorando, reclamando a su ama, le cogía entre mis brazos y le daba lo que mas le gusta, su tética y mucho calor humano. Y poco a poco nos fuimos acostumbrando a esto, que no quiere decir que nos hayamos adaptado, porque nunca me adaptaré a estar sin él, ni él a estar sin mí.

Ahora tiene casi 12 meses, sigue tomado tetica (cuando podemos, claro).Hemos pasado un buen verano, me cogí fiesta a las tardes y lo recogía yo a las 3 en la guarde, que felicidad cada vez que me ve que voy a buscarlo…aiii.

Hace una semana empecé otra vez el horario de invierno, osea, hasta las 6 de la tarde, pero si no tengo trabajo me voy antes, cierro, me desvío el teléfono y me llevo mi agenda y así, aunque tenga la puerta cerrada, puedo atender a mis clientas por teléfono. Ellas me entienden y de momento la cosa va bien.  Si os soy sincera, la que no entienda que quiero ver crecer a mi hijo y deje de venir a mí, no me merece la pena  ni como clienta ni como persona. Prefiero tener menos trabajo y vivir un poco más justita, que perderme la niñez de mi rubito lindo, sus miradas, sus risas…

Miro atrás…

Miro atrás y ya han pasado 11 meses desde que mi rubito lindo (como le conocen las mamasquemiman) decidió que ya quería conocernos.

Estoy sentada, en el silencio de la noche, escuchando su respiración mientras duerme y con el historial de parto en la mano y no puedo dejar de pensar en ese día, en ese maravilloso 11 de Octubre.

Mi hijo se llama Oinatz, traducción literal “huella”, la huella imborrable que ha dejado en nuestra vida con su llegada tan ansiada, la huella que deja en nuestro corazón a cada momento, cuando nos sonrie, cuando nos mira con ojos pícaros, cuando nos abraza…cada día con el es un torbellino de emociones, pero la que más impera es la ternura.

Pienso muy amenudo en ese día, en los sentimientos que despertó en mi, en lo maravilloso que fue todo, agarrada de la mano de mi marido, susurrándome lo mucho que me quería y lo bien que estaba ayudando a  nuestro bebé a que llegara a este mundo.

Cada día que pasa idealizo mas esos momentos; eso momentos duros en los que los tres luchamos. Luchamos porque la llegada de nuestro pequeño fuera lo menos traumatica posible, luchamos por facilitarle a él el camino, luchamos!

Cuando tuve a mi rubito en el pecho, alimentandose de mi, pensé que jamás iba a poder volver a pasar por eso, pero cada día que pasa me veo más capaz que el anterior.

 

MAITE ZAITUT MAITIA

 

 

Surcando nuevos mares

Me adentro en un mundo totalmente nuevo para mi, los blogs!

La casualidad, otra vez, me ha abierto una nueva puerta y no la voy a cerrar. Por casualidad he conocido a unas mamas que miman maravillosas, con las que comparto muchas cosas y a las que quiero un monton. Son mujeres y madres ejemplares y tienen unos hij@s…que decir de ell@s, los quiero casi como si fueran mios.

Con ellas me siento arropada, comprendida…y paso muy bueno ratos. La crianza con apego muchas veces es muy dura, no por la crianza en si, que es lo mas sencillo del mundo, solo es escuchar tu corazon, si no por el entorno que nos rodea. ¿que os voy a contar que no sepais no?

Siguiendo el tema con el que he empezado, unas de ellas ha creado este rinconcito para que demos rienda suelta a nuestros sentimientos, miedos, experiencias…y me ha parecido una idea genial. Y aqui estoy, abriendo un post, tirandome a la piscina. Es la primera vez que hago algo así, asi que espero ir mejorando.

Me voy a dar a conocer, no soy muy amiga de destaparme por estos medios, asi que lo voy a hacer con precaución y poco a poco, como siempre jajajaa.

Soy “amatxo” primeriza, mi rubico precioso nació hace 11 meses y ha cambiado nuestras vidas de una manera…aiiii!!! me emociona solo pensar en él.

El principio no fue fácil, como todos, pero con mucho amor, mimicos, cariños…hemos superado las dificultades de la lactancia, la adaptación a la nueva vida y todos los baches que han ido apareciendo por el camino. Estoy muy orgullosa del hijo que estamos criando, estoy muy orgullosa de mi marido y estoy muy orgullosa de mi misma.

De momento no tengo inspiración, pero me hacia muchima ilusión poder escribir alguna cosa. Ah, el dia que tenga inspirado…cuidado, que igual lleno páginas y páginas

Han pasado por aquí

  • 167,852 personas