Una madre…

SOLEDAD

 

Una madre está triste.

Una madre llora y siente dolor ante la despedida que se aproxima.

Esa madre tiembla ante la sola idea de separarse de su cachorrita… Sufre y se siente incomprendida…

Ha de volver a trabajar, volver a una sociedad donde no hay conciliación con la maternidad. Donde sientes que abandonas a tu bebé para ir a un lugar donde no quieres estar y donde no puedes SER esa nueva persona en la que te has convertido, una madre.

Ese frío lugar donde se deshacen los sueños, donde desaparecen las caricias compartidas, donde sólo queda el vacío que deja esa cruel separación.

Una madre llora y llorará, pues esos dos corazones que danzaban al unísono, ahora es uno y late en soledad.

Una madre llora y llorará, pues ese quemazón en el alma, no desaparece ni se cura con el tiempo.

Eres UNA y eres MUCHAS… Siente nuestro calor, nuestro apoyo y nuestra comprensión pues compartimos contigo éste hermoso, y a veces, doloroso camino que es la maternidad.

 

 

Libertad para nacer

luna-llena1

 

Es de noche. Inspiro profundamente. Suelto el aire despacio, casi saborenándolo.

La oscuridad es mi aliada… en ella me siento cómoda, me envuelve en un abrazo cálido.

Sigo respirando pausadamente. Mis movimientos son lentos, relajados, tranquilos…

De repente, un dolor que nace de lo más profundo de mi cuerpo detiene el tiempo y me transporta lejos de aquí… Inspiro… respiro…

Me siento danzar al ritmo de una melodía silenciosa e invisible…una canción cuya letra olvidé y ahora, mi cuerpo intenta recordar.

Siento que ésta habitación cada vez es más pequeña… para mí un rinconcito oscuro es suficiente… la nada, el todo…

Otra vez ese dolor que crece, se expande y recorre mi cuerpo… cada vez más frecuente… cada vez más intenso…

Mi voz canta al recibir el dolor… aaaaAAAAaaaaauuuuummmmmaaaaaaAAAAaaaaa… recordé la letra de ésta melodía ancestral…

Mi mente escapa, cada vez más lejos de aquí… Cada vez soy menos yo pero, a la vez, soy más pura, más genuina…

Todo en mi se conecta (o se desconecta) y me permite aceptar y recibir el dolor sin oponer resistencia… me dejo mecer por cada oleada…

Me sobra la ropa… sudo… y tengo sed…

Acaricio mi vientre… Oh! pequeña chispa de vida! Sentirte me hace sentirme… Me hace ser fuerte…

Me proteges de las dudas… del temor…

Entro en mí… Siento que por mis venas cabalga una antigua sabiduría ancestral y me dejo llevar… Todo se intensifica, todo es salvajemente bello…

Te acompaño, me acompañas… Y mi cuerpo sigue abriéndose para recibirte… Ven a mis brazos… Ven a ésta piel caliente que te espera… Ven al amparo de mis pechos llenos de amor…

Siento como mi piel vibra y mi cuerpo se abre recibiendo la vida con cada vaivén…

Y por fin, te rozo esa preciosa melena… Otra embestida y ya puedo oler la vida que hay en tí… Ya puedo besar esa piel suave y olvidarme del mundo…

Sólos, tú y yo.

 

Mi pequeño, has nacido sin prisas, sin interrupciones, has nacido del respeto… has nacido en libertad!

 

El nido

Preparé el nido en las entrañas de mi cuerpo, en lo más profundo.

Lo mimé y lo acomodé con girones de mi amor, con retales de cariño y con hilos de ilusión.

Ese nido en el que explotó la vida y se llenó de tí.

Ese nido que te alimentó y te vió crecer.

Ese nido que me unió a tí con lazos invisibles pero fuertes y poderosos.

Ese nido que palpitó y sucumbió al dulce ritmo de tu corazón.

Dos años hace que renací como mujer. Dos años hace que nací contigo y me descubrí como la madre que soy.

Dos años hace, en éste mismo instante, me transporté a otro mundo, mi mundo y el tuyo… y entre preciosas lágrimas y angustiados sollozos de esfuerzo… te recogí de entre mis piernas envuelta en un alo blanquecino, cual pequeñas plumas perladas. Hija de mi vientre, desde aquel instante me hechizaste y en aquel instante echaste a volar, libre!!

La doble búsqueda

Una vez se desató la tempestad maternal en mi interior quise ponerme a cubierto de tantas emociones incontrolables. De hecho, no lo conseguí. Esa espiral de sensaciones maternales me dibujaban un camino lleno de color… pero también lleno de sombras…

Afloraron las dudas. Dudas sobre mi fertilidad. Dudas sobre cómo ser una buena madre. Dudas sobre cómo educar. Dudas sobre si biberón o pecho. Preguntas y más preguntas a las que intentaba desesperadamente buscar respuesta. Me costó mi tiempo reconocer que eran preguntas inevitables, sí, pero inútiles. Esas preguntas acallaban mi voz interior y silenciaban mi instinto de madre. Pero entonces, yo no lo sabía y seguía buscando respuestas a todo como si así pudiera controlar esta nueva vida a la que recien me asomaba.

Afloraron los miedos. Y resurgieron recuerdos infantiles. Miedo y dolor por el pasado… Miedo a transmitir esas vibraciones a mi bebé aún sin concebir pero que ya sentía como mío. Mi peor temor era herir en modo alguno el alma pura de ese ser que estaba por venir. Era (y es) algo imperdonable para mí.

La sensación liberadora de ser madre me enfrentaba a mi niñez y a mi pasado y me empujaba tímidamente a un futuro con sensaciones encontradas. Sentía ilusión por formar una familia pero también miedo a no saber hacerlo, miedo emocional. Un temor que hundía sus raíces en un suelo turbulento y se alimentaba de antiguos rencores infantiles…

Qué duras sensaciones. Qué complejidad de matices emocionales y qué dificil ser sincera conmigo misma! Pero tenía claro que debía sanar esas heridas abiertas y que no iba a ser camino facil. Aún a día de hoy sigo curándolas poco a poco, con mucha paciencia.

Me encontraba en una búsqueda paralela. Como mujer daadora de vida quería concebir. Como mujer imperfecta quería encontrar y enfrentarme a esos errores del pasado. Quería aprender a no proyectarlos en el futuro.

Sé que la búsqueda de una nueva vida pasa por reconstruir la mía propia. Sé que la búsqueda empezó en ese momento y todavía hoy persigo a esa madre completa que quiero ser. Esa madre fuerte y completa.

Toda mujer debería emprender su camino como madre libre de culpas, limpia en su dolor y pura en sus emociones. Sin rencores del pasado. Sólo así podría ser la madre instintiva y arcana que el bebé necesita para alimentarse y nutrirse emocionalmente. Sólo así una madre puede brillar en todo su explendor. Y qué dificil tarea… Sospecho que me va a faltar tiempo en ésta vida… y en la próxima, si la hubiera…

Sólo quedaba hablar con mi pareja. Le conté mis emociones. Le hice sentir todo ese torbellino que había en mi interior. El necesitó su tiempo para asimilar esa transformación en mi, pero llegó el momento en que estuvo listo, él también quería ser papá.

Ya estábamos preparados.

Y de un día para otro… sin saberlo, ya éramos tres…

Conciliación Real Ya

 

Estas palabras intentan ser una mano tendida para todas aquellas mujeres que se encuentran en mi situación, o por lo menos, una situación parecida.

No hay consuelo en ellas, pero sí fuerza y perseverancia. Quiero luchar. Quiero recuperar aquello que es mío por naturaleza. Quiero ser madre. Quiero que me dejen serlo a tiempo completo, sin separaciones. Quiero ser yo quien esté con mi hija en los primeros años de su vida, los más importantes.

Quiero hacer lo posible para que ni mi pequeña ni yo tengamos que sentir ese dolor sordo al separarnos cada la mañana. Yo a trabajar. Ella a la guardería.

Me gustaría ser yo quien la abraze y no otra. Me gustaría ser yo quien la colme de besos.Pero la sociedad me obliga a dejarla en una institución desde bien pequeña (4 meses escasos) mientras yo voy a ganarme el sueldo, una miseria, por cierto, ya que he reducido mi jornada laboral para poder pasar más tiempo con mi rubita. Nada de esto me hace ser feliz. Ni a mí ni a mi pequeña. Nos duele la separación. La distancia es una mano de acero que estruja mis entrañas, me ahoga y me deja sin aire.

Me siento incomprendida por mi entorno. Lo “normal” es que los bebés se independicen a edades lo más tempranas posibles. Independizarse de quién? De su madre? Yo sigo dando el pecho. Mi hija es muy pequeña aún. Tiene 16 meses. Y estar lejos de ella afecta tanto a nivel emocional como a nivel nutricional. No puedo lactar a demanda, hecho que también tiene sus beneficios a nivel de desarrollo, pero esa ya es otra historia.

Me siento incomprendida e impotente por no poder cambiar la situación. Pero, afortunadamente no soy ni la primera ni la última madre que se siente así. Basta de susurros. Basta de voces disgregadas. Basta de voces apagadas.

Ha llegado la hora del cambio. La hora de unirnos en una única voz para gritar, para hacernos oír. Aquí y ahora pido una transformación.

Quiero poder ser yo quien crie a mi hija durante, al menos, los dos primeros años de su vida. No quiero sentirme rechazada por mi elección.

Quiero sentir que mi entorno protege y me permite algo tan natural como crecer con mi hija.

______________________________________________________

Únete al movimiento:

– EN FACEBOOK http://www.facebook.com/groups/112858315488626/

– EN TWITTER http://twitter.com/#!/Conciliacion_RY

Otros blogs que están tratando el tema:

http://maamapellapellcorambcor.blogspot.com/2011/09/tengo-un-nudo-en-el-estomago.html

http://evarova.blogspot.com/2011/09/donde-hay-un-grupo-para-luchar-aqui.html

http://www.elblogalternativo.com/2009/10/30/mas-tiempo-con-los-hijos-manifiesto-a-favor-de-dos-anos-de-maternidadpaternidad-garantizados-por-los-poderes-publicos/

http://buceandoenmi.blogspot.com/2011/09/nuevos-caminos.html

http://lafamiliagarrapata.blogspot.com/2011/09/esto-lo-llaman-conciliar.html

http://mommoblog.blogspot.com/2011/09/evolucion-de-la-conciliacion.html

http://mastiempoconloshijos.blogspot.com/

http://es.paperblog.com/conciliacion-real-ya-699118/

http://mipequenokoala.blogspot.com/2011/09/conciliacion-real-ya.html

http://deprincesasyunprincipe.wordpress.com/2011/09/28/miercoles-mudo-conciliacion-real-ya/

http://www.negraflor.com/2011/09/28/conciliacion-real-%C2%A1ya/

http://madrescabreadas.tumblr.com/post/5767664057/yo-tambien-tuve-que-elegir

http://reeducandoamama.blogspot.com/search/label/Conciliaci%C3%B3n

http://lamamadesara.blogspot.com/2011/09/si-yo-si-quiero.html

http://porfin-yomisma.blogspot.com/2011/09/vamos-ver-si-conciliamos-pero-de-verdad.html?spref=tw

http://porfin-yomisma.blogspot.com/2011/09/vamos-ver-si-conciliamos-pero-de-verdad.html?spref=tw


Deseo que pase….

Cada día empujan esos dolores que dentro de unos meses pasarán…. hasta ese día pequeña, hemos de superar juntas esas montañas de obstáculos. Cada día obtienes muchas dosis de cariño, de besos, de abrazos y de sonrisas!!!

Queda poco para que pase…… entre llantos y pataletas, ahí me tienes a mi para salvarte de esos pinchazos que no te dejan dormir tranquila.

Siempre estoy ahí contigo para hacer que todo sea mas fácil y todo sea menos complicado. Eres fuerte muy fuerte!!!

Ahí estoy a tu lado…. siempre estoy a tu lado….. sin palabras entiendo todo lo que transmites con tu mirada. Esos dientes están al llegar, y juntas lo lograremos pasar, porque?? porque soy una mamiquemima!!!!!!! Te quiero pequeña!!!

Han pasado por aquí

  • 163,566 personas