Mi balcón se viste de verde!

Sigo en éste proceso de limpieza interior. Poco a poco va sanando de nuevo. Intento llenar mi piel de luz del sol. Intento sentirme serena en ese momento y bajar el volumen de mis pensamientos… Me concentro en la luz que me traspasa y se extiende y se derrama dentro de mí.

De repente un impulso nuevo aflora… se expande y brota en forma de idea. Se entremezclan sensaciones en mi interior… mi cambio en la alimentación… mi preocupación por lo que como y lo que doy de comer a mi pequeña… y si funciona?? Y si me lanzo a cultivar mi propio mundo verde??

Como sigo en mi aprendizaje contínuo de no ingorar mis pulsiones y mis sentimientos… he decidido darme una oportunidad. Voy a convertir mi balcón en un huerto urbano!!! Te invito a que compartas conmigo éste proyecto que no sé si mis dotes como jardinera me permitiran que dure demasiado. Pero que no se diga! Siento que debo intentarlo! Estoy segura que será un espacio para meditar y sentirme relajada. Aprendo a escucharme y mi cuerpo me ha gritado en sliencio…

Dicho y hecho!! Aquí os presento mis primeras tomateras, son planteles ecológicos y son de la variedad “Tomate Rosa”.

Aquí una vez plantados. Gracias a la inestimable ayuda de mi pareja y mi preciosa rubita que andubo revolcándose en la arena y alertándonos de vez en cuando con un “mamá ete no toca, ete pincha!!”. Gracias pequeña, una vez más por salvaguardar mi seguridad ante todo!!

Como puedes comprobar esa necesidad de limpieza ya roza los límites de mi vivienda… voy por el balcón… que se preparen en el rellano que seguro que mañana me pongo a limpiarlo compulsivamente!!

Por mi bien y por el de mis queridos vecinos… espero que este trance acabe pronto!!

Anuncios

Feliz día, Papá!!

Hoy quiero comenzar el día con una mención especial al padre de la criatura! No soy de celebrar éstos días puntuales en los que se supone que hay que hacer un regalo para expresar el amor que sientes hacia la persona en cuestión, sea el día del padre, de la madre o de la tía abuela…

Prefiero buscar esa felicidad en los pequeños detalles que se regalan día a día, como una caricia o una sonrisa feliz.

Pero se me ocurrió hacer un detalle casero para papá, un detalle que expresara lo cercano, cariñoso y atento que es paracon nosotras. Se lo conté a mi rubita preciosa… y pareció entusiasmada con llevar una camiseta en la que pusiera “Mi papá mola”… Pero, mamá… camiseta roosssaaa!!! O_= Así que papel… impresora… un poco (muy poco) de imaginación…

Y aquí está nuestro regalito para éste día en el que como cada día te daremos besos y abrazos, en el que te regalaremos nuestro amor y nuestra ilusión por seguir siendo la familia que somos!

Hoy será un dia como cualquier otro… será un día feliz… y por ello me siento bien al celebrarlo ya sea 19, 20 o 21 de marzo!!

TE QUEREMOS PAPÁ!!!!

Somos lo que comemos. Los transgénicos. (Parte 4)

Hoy voy a hablar sobre los transgénicos. Una palabra que puede sonar a esperanza y a destrucción. Un alimento sometido a ingeniería genética es un alimento alterado.  El alimento transgénico es aquel que se obtiene introduciendo un gen externo con el fin de obtener unas determinadas características finales en dicho alimento. En definitiva, es un alimento al que se le ha manipulado la cadena de ADN.

Y como ya he dicho en alguna ocasión, y en mi opinión, un alimento al que se ha modificado su estructura química deja de ser alimento.

Producir un alimento modificado genéticamente tiene efectos debastadores y, lo que es peor, efectos aún desconocidos que están por venir. Con ello me refiero que no sabemos con certeza qué efecto tiene en un ser humano la asimilación de nutrientes que han sido genéticamente alterados.

Según Greenpeace lo que sí está claro es que:

– Sólo diez multinacionales controlan casi el 70% del mercado mundial de semillas lo que significa que los y las agricultoras tienen poca capacidad de elección.

Aquí es digno de mención “Montsanto“. Un proveedor global de productos agrícolas. En mi opinión un monopólio de mercado y de patentes feroz y temible, sin escrúpulos y sin ética. Sólo buscan enriquecerse a costa de la salud y la desinformación de todos nosotros.

Te aconsejo que le heches un vistazo al link. Te llevará hasta un documental titulado “El mundo según Montsanto” donde se denuncia los efectos negativos que provocan los productos agroquímicos y las semillas de soja transgénica que comercializa dicha empresa. En síntesis, expone la cara más oscura de la lógica económica neoliberal, a través de la realidad agrícola de América del Norte y del Sur, especialmente de Argentina. Hoy Monsanto es el primer semillero de soja, maíz, algodón y productor de agroquímicos del mundo. Quien dice semilla, dice Monsanto, pero también dice alimentos.

Es la empresa norteamericana que maneja el mercado mundial de la soja. Es la misma empresa que fabricó PCB, y ocultó durante 50 años que ese aceite era cancerígeno. Es la empresa que produce y que patentó las semillas de soja genéticamente modificadas, para resistir agroquímicos y tempestades, etc.

– Los cultivos transgénicos no alimentan al mundo. El 99,5% de agricultores y agricultoras no los cultivan.

Como se vé en ese enlace “el mundo produce el doble de alimentos que los que sus 7.000 millones de habitantes necesitan”.

– La agricultura industrial usa fertilizantes sintéticos y agroquímicos que contaminan nuestros suelos y aguas, recursos necesarios para producir alimentos sanos ahora y en el futuro.
– El excesivo uso de fertilizantes de síntesis en la agricultura industrial contribuye al agravamiento del cambio climático.

REPERCUSIÓN DE LOS TRANSGÉNICOS

Así que independientemente que el transgénico sea dañino en sí mismo al ser un alimento alterado, su cultivo y comercialización no sólo afecta a nuestro entorno, contaminándolo y dañándolo sin límite sino que nos afecta directamente a nosotros como consumidores y a nuestra salud. Por tanto contamina genética y medioambientalmente.

Se resiente también toda aquella plantación ecológica que se vé alterada por semillas transgénicas depositadas por el azar: viento, insectos… etc…

Piensa que el ser humano no és el único que consume éste tipo de alimentos. Los animales, las vacas, en concreto,  consumen piensos creados a partir de cereales transgénicos en lugar de hierba. Todo lo que su cuerpo asimila pasa a la leche/carne que compramos en los supermercados y, a la vez, a nuestro organismo. Así que si no somos consumidores directos de éste tipo de alimentos lo hacemos indirectamente.

Todo gira en la misma rueda que los parabenes, y los conservantes… mayor beneficio a menor coste para el productor.

También afecta al sistema capitalista. El cultivo de transgénicos concentra el poder económico en unos pocos lo que influye negativamente en medianos y pequeños empresarios que se ven impotentes ante el poder de estos gigantes sin miramientos.

Así pues éstos alimentos repercuten directamente en:

– Modificación/alteración de ADN. Por tanto alteraciónes genéticas.

– Daño directo en nuestra salud, en nuestro propio cuerpo.

– Daño medioambiental al afectar a la fauna y flora directamente, a los ecosistemas colindantes al cultivo en qüestión.

– Daño en las economías de mercado. Al privatizar el mercado agrícola y mantener un monopolio aplastante sobre las otras economías minoritarias. Este hecho nos hace totalmente dependientes y vulnerables ante éstas multinacionales omnipresentes e indestructibles.

Hay organizaciones que intentan combatir este monopolio que sólo enriquece a unos cuantos y daña a todos los demás. Según Greenpeace:

“La industria biotecnológica se ha negado a hacer pública información vital que demuestra los problemas para la salud humana por el consumo de alimentos transgénicos. Distintos científicos han revelado que Monsanto omitió reportar efectos negativos serios, como los signos de toxicidad en los órganos internos de las ratas.

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), responsable de su aprobación, ha sido objeto de duras  recriminaciones por no tener en cuenta las dudas y argumentos de los estados miembros. Además, los estudios científicos sobre los que se basa la evaluación previa a la autorización son realizados por las propias empresas, sin que sea posible en muchos casos  verificar los datos y resultados de forma independiente.”

¿Qué puedes hacer tú? Pues una vez más, elegir desde la información.

Aquí una guía sobre alimentos infantiles que usan ingredientes modificados genéticamente.

Aquí la guía completa de alimentos con transgénicos.

___________________________________

Te puede interesar…

La primera parte. Somos lo que comemos. Los conservantes.

La segunda parte. Somos lo que comemos. Los conservantes.

La tercera parte. Somos lo que comemos. Los refinados.

ConcienCiliación

Si busco concienciar en el diccionario, me encuentro con la siguiente definición: “Hacer que alguien sea consciente de algo, que lo conozca y sepa de su alcance.”

Por qué me he molestado?, te preguntarás, pues porque últimamente aquello que en mi vida como mamá reciente era “tolerado” ahora pretenden convencerme de que es dañino o repercute negativamente en mí y en mi hija.

Me explico. Ya hace casi 19 meses que soy mamá. Al principio, dar el pecho está bien. Hasta que pasas de las famosas 16 semanas de baja maternal. Entonces pasas a ser como un especímen a parte. Lo rara que te hacen sentir va directamente proporcional al tiempo que des el pecho. Con 19 meses ya ni te cuento: que si tu leche es agua, que si eso es vicio, que si te usa de chupete… En definitiva, me miran como si quisiera seguir infantilizando a mi hija, como si quisiera negarle crecer y convertirse en una niña al seguir tomando pecho, un pecho que, según ellos, ya no alimenta…

Lo mismo pasa con el colecho. Al principio, lo llegan a “entender” (yo creo que nunca) porque das el pecho. Conforme pasa el tiempo, esa mirada de “ay! queteestásequivocandoyateloencontrarás…” se convierten en desaprovación total. Aquí las advertencias son claras: es por tu bien, nunca va a irse de tu cama, ya es grande para dormir acompañada, te arrepentirás cuando sea mayor… Lo peor es que quien más critica menos quiere saber o entender del tema.

También me encuentro ese problema con la comida. Al principio fue por el BLW. Con seis meses mi hija empezó a comer entero y en trocitos. Nos hemos saltado la etapa de las papillas. Aquí todo el mundo con cara de susto. Me hicieron sentir irresponsable por no seguir el “método tradicional” de introducción de alimentos.

Aprovecho para recordar el tema del porteo. Con 3 meses, lo encuentran extrovertido, pero “aceptable”. Con 19 meses, directamente me tachan de loca. Se preocupan por mi espalda pero nadie pregunta por cómo me hace sentir llevar a mi niña cerca del corazón.

Por mi, y por otras mamás incomprendidas, inaceptadas o sencillamente ingoradas en su “excentricismo” hago examen de conciencia.

Por mi y por ellas no voy a callar. Es más, NO DEBO callar ante comentarios injustificados y insostenibles. Ellos hablan desde la seguridad que les da su ingoráncia. Yo desde el amor y el respeto, y por qué no, desde mi experiencia, que aunque sea distinta es totalmente válida.

Es aquí donde entra en juego la palabra concienciar. Hay que hacer que la gente conozca y sepa el alcance que tiene la crianza con apego, la lactancia materna, el porteo, el colecho… Sólo así abriremos las mentes más cerradas e iremos sembrando la semilla de la duda para que busquen y se informen por ellos mismos.

Si callamos, si nos silenciamos por ser educadas o dejamos de concienciar, dejamos de defender lo que por naturaleza es del ser humano. La crianza con el corazón, la cercanía y el respeto.

Siempre he tenido la certeza, infantil al fin y al cabo, de que había nacido para hacer algo especial. Mi hija me ha hecho comprender que ahora es mi momento. Mi punto de inflexión. Ahora es cuando al abrir conciencias, al alzar la voz, al defender lo que siento ante mí y ante ella hago posible un cambio de mentalidad. Una brecha entre generaciones donde por fin romperé con la forma tradicional de crianza y le ofreceré a mi hija un modelo diferente donde el autoritarismo y el llanto desatendido no tienen cabida.

Por mi, por las demás mamás y por mi hija debo concienciar.

Si busco conciliar, me encuentro con lo siguiente: “Conformar, hacer concordes o compatibles dos o más elementos que son o parecen contrarios.”

En éste punto, juega un papel vital la palabra conciliar. Una vez me he liberado de antiguas ataduras, de rencores del pasado. Una vez he tomado conciencia de quién soy y de la madre que quiero ser ante mí y ante el mundo, me encuentro con que la sociedad no está preparada para dejarme SER.

Hay que reconciliar la maternidad respetuosa y consciente con la sociedad, altamente consumista. Consumista en todos los aspectos… te absorve y hace que tu mundo personal, tu mundo familiar se tambalee hasta derrumbarse. La sociedad capitalista te anula como persona y como madre. Realza valores económicos por encima de los personales. Por ello hay que ConcienCiliar dar a conocer otras maneras de educar, la crianza desde el respeto y tener el derecho a compatibilizar esa manera de vivir con todas las áreas de tu vida.

Hay que acercar distancias entre la familia y la sociedad en general. Hay que construir un mundo consciente del cambio de mentalidad. Consciente de que una nueva revolución está emergiendo. Porque una vez que sientes el cambio en tí, no hay vuelta atrás. No puedes volver a ser la que eras.

Se puede volver al trabajo, si una lo desea, pero también debería permitírsele la opción, y respetarla, a la madre que eliga quedarse con sus hijos. Deberían evitarse los juicios de valor por aquella madre que amamanta más allá de la media o que portee a niños mayores o que coleche… entre muchas otras cosas. Queda mucho por concienciar y por conciliar pero ambas van de la mano del RESPETO. Respeto por tener opiniones y maneras de hacer distintas pero que son tan válidas como cualquier otra. Esa es mi reivindicación.

Mi reflexión es que hay que concienciar para conciliar. Y como dicen por ahí “sé tú el cambio que quieres ver en el mundo”.

Una concienciación real ya para una conciliación real ya.

Porque los hijos de hoy, son los hombres del mañana.

Somos lo que comemos. Los refinados. (Parte 3)

De todo lo que te he ido contando estos días, se desprende la idea de que muchas de las enfermedades actuales en nuestra sociedad pueden ser determinadas en mayor medida por la dieta que consumimos. Evidentemente, también influyen otros factores como la herencia genética o nuestras costumbres y hábitos diários.

Pero es obvio que nuestra dieta se basa en su mayor parte en alimentos refinados. El hecho de refinar un alimento significa someterlo a un proceso especial para su conservación, lo que proporciona una mayor rentabilidad a los productores, un aumento de la oferta comercial y un almacenamiento temporal más largo.

En un producto refinado ha sido alterada su estructura química. Y al modificar esa estructura química del alimento haces que deje de serlo. Pierde un factor muy importante, la relación dieta-nutrientes.

Por ejemplo en el caso de la harina. Normalmente consumimos harina refinada. Y, por tanto, se ven alteradas sus verdaderas cualidades nutricionales. La harina es el ingrediente principal de muchos alimentos que consumimos en nuestro día a día.

Otro ejemplo de alimento refinado es el cloruro sódico o sal común.

Es, con mucho, la substancia más utilizada de entre todos los aditivos alimentarios; sin embargo, su gran tradición en el procesado de los alimentos, incluyendo el realizado a nivel doméstico, hace que no se le considere legalmente como aditivo y que, salvo casos excepcionales, no se limite su uso. No obstante, además de condimento es un conservante eficaz en la mantequilla, margarina, quesos y derivados del pescado. A pesar de lo extendido de su uso, la sal común no es un producto carente de toxicidad y una dosis de 100 g puede causar la muerte de una persona. De hecho, se conocen algunos casos de intoxicaciones accidentales graves de niños muy pequeños por confusión de la sal con el azucar al preparar sus papillas.

El cloruro sódico se encuentra presente en todos los fluídos biológicos, y entre otras funciones, interviene en la formación del jugo gástrico. Es, por tanto, un componente esencial en la dieta. Desde principios de este siglo se discute la posible relación existente entre la ingestión de sal y la hipertensión. En la inmensa mayoría de los casos no se conoce la causa real de esta enfermedad, uno de los factores de riesgo más importantes de los accidentes cardiovasculares, y no está claro en absoluto que una dieta con alto contenido en sal pueda producirla. Sin embargo, una restricción drástica (menos de 1 g/día, frente a los cerca de 10 de ingestión habitual de los paises occidentales) puede colaborar en su mejora. El nivel de ingestión más adecuado se sitúa, por los conocimientos actuales, en torno a los 3 g/día para la población normal, es decir, menos de la mitad de lo que se utiliza habitualmente.

La sal marina, que puede parecer una alternativa a la sal común, actualmente,  no es más que sal común menos refinada, que debe su color a la presencia de restos de algas y de animales marinos. No tiene ninguna ventaja real sobre la sal refinada. En zonas con deficiencias de yodo en el suelo, es recomendable el empleo de sal yodada, que no es mas que sal común a la que se le ha añadido yodo en forma de yoduro potásico.

Como ves, nos hemos acostumbrado, sin darnos cuenta a consumir alimentos refinados. El azúcar, el arroz, la harina, la sal, incluso los aceites que deberíamos consumirlos siempre procedentes de la primera prensión en frío y no refinados…

Y¿qué tienen de malo los alimentos refinados?. Pues como ya te he contado,  la gran cantidad de sustancias como aditivos, colorantes, conservantes y potenciadotes de sabor que son tóxicos y nocivos para nuestro organismo. Además no nos aportan ningun nutriente esencial necesario.

Ingerimos una cantidad excesiva calorías donde las vitaminas y minerales son practicamente inexistentes. También hay que tener en cuenta la carencia de fibra que eso provoca, con lo que nos hace succeptibles de padecer problemas intestinales y un desequilibrio en la flora intestinal.

Creo que tenemos que concienciarnos más como consumidores. Tenemos que encontrar alternativas al mercado consumista. Recuperar la calidad de lo que comemos y la calidad en nuestra vida.

Pienso que lo que es normal no tiene por qué ser lo mejor. Sencillamente, es lo que hace todo el mundo. Pero eso no quiere decir categóricamente que esté bien hecho.

Recuerda hacer lo que te salga de dentro, pero siempre, estando informada.

________________

Te puede interesar…

La primera parte. Somos lo que comemos. Los conservantes.

La segunda parte. Somos lo que comemos. Los conservantes.

Qué capacidad de síntesis


“Los políticos y los pañales se han de cambiar a menudo… y por los mismos motivos.”

Sir George Bernard Shaw

 

Ya que estamos en plena fase de transición política, me apetece regalarte esta irónica reflexión…

Que la disfrutes!!

Somos lo que comemos. Los conservantes. (Parte 2)

Recordarás que te he hablado sobre los conservantes.

En todos los paises del mundo están reglamentadas las condiciones de uso de los conservantes. Siempre se marca un ímite a la cantidad que se puede añadir de un conservante y a la de conservantes totales.

Los conservantes alimentarios, a las concentraciones autorizadas, no matan en general a los microorganismos, sino que solamente evitan su proliferación. Pero siempre tienen algún que otro efecto sobre nuestra salud.

Aquí te dejo un enlace para que puedas ver los conservantes sintéticos, los que no y sus efectos.

Y aquí un recuadro que he encontrado buscando información sobre el tema por la red y me ha parecido un buen resumen:

El Tipo de conservante y su efecto sobre la salud del consumidor

Código
Procedencia del aditivo y productos en que aparece
Efectos conocidos sobre la salud
E 214 Para-hidroxibenzoato de etilo.
Se encuentran en mayonesas, salsas preparadas, dressings de carnes, conservas de pescado y mariscos, mostaza, mazapanes, papas y verduras, repostería base para platos preparados.
En cantidades mínimas alteran los sabores propios de los alimentos. Además son las sustancias que más alergias producen en comparación con otros aditivos.
E 219 Derivado sódico del éster metílico del ácido parahidroxibenzoico.
E220 Anhidrido sulfuroso o dióxido de azufre
El azuframiento, en cantidades inferiores a 50 mg./kg. No debe declararse en la etiqueta. Así, los siguientes alimentos pueden contenerlo: jugo de limón o naranja, mermeladas, vinagres, encurtidos y productos de pastelería. En cantidades de hasta 2.000 mg./kg. Debe declarase su adicción. Así lo contienen las frutas escarchadas, las frutas secas, gelatinas puré de papas, sopas preparadas, compotas, etc. En el vino no existe obligación de delcarar el SO2 en las etiquetas. En las cervezas suele existir hasta 10 mg./l. de SO2 debido al extracto de lúpulo que contienen, ya que el mismo es tratado con SO2.
La dosis máxima ingerible, según la legislación actual, del E220 y sus derivados es de 0.7 mg. por kg. de peso. Para los expertos críticos estos límites son demasiado altos, ya que un niño de 6 años puede superar la dosis al comer solo 10 mg. de fruta seca (orejones por ejemplo). El impacto sobre la salud, del E220 y sus derivados es muy negativo. La vitamina B1 es aniquilada y se ha probado que el SO2 tiene una acción mutante sobre cultivos de células de mamíferos. Se sospecha su acción cancerígena.
E221 Sulfito sódico
E222 Sulfíto ácido de sodio
E223 Disulfito sódico, metabisulfito sódico o pirosulfito sódico.
E224 Disulfito potásico metabisulfito potásico o pirosulfito potásico
E226 Sulfíto Cálcico
E227 Sulfíto ácido de calcio
E236 Ácido fórmico
Se encuentran en productos elaborados con pescado y en jugos industriales (cremogenados) que luego se usan para preparar néctares y jugos; también se hallan en golosinas y encurtidos.
Su posible toxicidad no ha sido suficientemente estudiada. Se sospecha que el ácido fórmico sea tóxico, por lo que esta prohibido en varios países, sin embargo para la C.E.E. es válido.
E237 Formiato sódico
E238 Formiato cálcico
E250 Nitrito sódico
Empleados esencialmente para conservar y salar jamones, salchichas, morcillas, quesos, conservas de pescado ( anchoas, arenques) y otros embutidos.
En el organismo el nitrato pasa frecuentemente a nitrito, y éste puede combinarse fácilmente con sustancias de los alimentos y generar las peligrosas nitrosaminas cancerígenas. Los nitritos pueden desencadenar alergias. En lactantes puede bloquear el transporte de oxigeno produciendo cianosis.
E251 Nitrato sódico
E252 Nitrato Potásico
E280 Ácido propiónico
Se encuentra básicamente en el pan y la repostería envasada, tartas, pasteles, y galletas.
En principio son eliminados por el cuerpo como los ácidos grasos comunes, pero las ratas alimentadas con elevadas dosis desarrollaron tumores.
E281 Propionato sódico
E282 Propionato cálcico
E283 Propion, potásico
Natamicina
Antibiótico añadido a la superficie de ciertos quesos.
Aunque no se ha prohibido el uso de antibióticos como conservantes, no es recomendable según científicos críticos.

También hay que tener en cuenta:

Antibióticos

Con la excepción de la nisina (E-234) todos los demás antibióticos quedan reservados en la Unión Europea al uso médico, prohibiéndose taxativamente su utilización como conservantes alimentarios. Esto es así para evitar la aparición de cepas bacterianas resistentes y la posible alteración de la flora intestinal de los consumidores. El uso de antibióticos en medicina veterinaria está también reglamentado para que no puedan llegar al consumidor como contaminantes de la carne o de la leche.

Agua oxigenada

El agua oxigenada se ha utilizado como agente bactericida en algunos productos, como leche o derivados del pescado, en un proceso conocido con el nombre engañoso de “pasteurización en frío”. El agua oxigenada se descompone en general rápidamente y no llega a ingerirse como tal, por lo que no presenta riesgo de toxicidad. Sin embargo, puede alterar el color y destruir algunas vitaminas, por lo que su uso como conservante está prohibido en España. No obstante, se emplea con alguna frecuencia en la conservación de leche destinada a la fabricación de queso, en la que se elimina después utilizando un enzima, la catalasa, para evitar que perjudique a los microrganismos beneficiosos que participan en el proceso de elaboración.

Se ha propuesto la posible utilización de cantidades muy pequeñas de agua oxigenada para la conservación de la leche cruda en paises que no disponen de medios adecuados para refrigerarla. En la forma actual de esta aplicación el agua oxigenada no actúa como un conservante directo, sino que interviene en un mecanismo complejo junto con otros componentes naturales de la leche, lo que la hace eficaz a concentraciones mucho mas bajas. En los paises en los que se puede refrigerar la leche, este método de conservación física resulta preferible, y es el único autorizado.

Percarbonato sódico

Esta substancia produce agua oxigenada cuando se disuelve en agua, por lo que su efecto como conservante es el mismo. Al ser un producto sólido es mas sencillo su manejo y conservación. Está prohibido en España.

Acido bórico

Utilizado desde el siglo XIX en Italia para la conservación de mantequilla y margarina, también se ha empleado en la conservación de carne, pescado y mariscos. Es relativamente tóxico, conociéndose bastantes casos de intoxicación, sobre todo en niños. Además se absorbe bien y se elimina mal, por lo que tiende a acumularse en el organismo. Esto hace que su uso esté prohibido en todo el mundo, con la excepción de su empleo para conservar el caviar. En España se han detectado con cierta frecuencia casos de uso fraudulento del ácido bórico en la conservación de mariscos, para evitar el oscurecimiento de las cabezas de gambas y langostinos.

Oxido de etileno

Al ser un producto altamente tóxico, se utiliza este gas únicamente en tecnología alimentaria para desinfección de equipos y, ocasionalmente, de algunas especias.

Dietilpirocarbonato

Se ha utilizado para la desinfección en frio de bebidas. Se descompone muy rápidamente, pero en ciertas condiciones puede formar etil uretano, un compuesto cancerígeno. Su empleo está prohibido en España y en la mayoría de los paises.

Acido salicílico

Hasta hace unos años era un conservante muy utilizado, sobre todo en la elaboración de conservas caseras y encurtidos. Su relativa toxicidad y el riesgo de acumulación, ya que se excreta lentamente, hace que actualmente esté prohibido en casi todo el mundo, España incluída.

925 Cloro.

En la industria alimentaria se utiliza como desinfectante del equipo y del agua a utilizar, así como del agua de bebida. También como agente en el tratamiento de harinas. En forma pura es un gas muy venenoso, ya que una concentración de 60 mg/m3 de aire pueden causar la muerte en 15 minutos, habiendose utilizado incluso como un agente para la guerra química. Su uso es sin embargo esencial para garantizar la calidad higiénica del agua de bebida, y disuelto en las cantidades adecuadas no causa problemas a la salud.

Lisozima

La lisozima es un enzima que ataca las paredes de determinadas bacterias. Descubierta en 1922, es una proteína de tamaño pequeño, estable en medios relativamente ácidos y algo resistente al calor. Esta última propiedad se ha mejorado en las variantes obtenidas recientemente por ingeniería genética.

Se encuentra en gran cantidad en la clara de huevo, de donde puede obtenerse con relativa facilidad, y en menor cantidad en la leche (la humana es mucho más rica que la vacuna en esta substancia). Aunque aún no se utiliza regularmente, sus posibles aplicaciones como aditivo alimentario en derivados de pescado y mariscos ha despertado un gran interés en algunos paises, sobre todo en Japón. En España está autorizado su uso en quesos fundidos.

A partir de ahora, seguro que miras más detenidamente la etiqueta del producto que tienes en la mano.

Sé que tanta información cuesta digerir. Y, lejos de parecer una mamá obsesionada con el tema alimentício, solo quiero compartir mi experiencia. Cómo la maternidad me ha cambiado de tal manera que ya no puedo volver a ser la que era. Soy la que soy, con mis virtudes, con mis defectos. Rota o entera pero siempre en movimiento. Buscando y contrastando información. Sólo eso.

No quiero conformarme con lo que hay. Quiero buscar alternativas que me hagan sentir mejor conmigo misma y con lo que soy.

Aliviar los síntomas de resfriado. Alternativas naturales.

Cuando llega el cambio de tiempo, llegan con él los resriados, los catarros, las narices tapadas y la tos persistente…

Antiguamente echaba mano de el famoso sobrecito efervescente que te corta todo los síntomas de resfriado en un santiamén.

Pero ahora soy madre. Yo he cambiado y conmigo, mi mundo también. Ahora veo la enfermedad como un aviso que nos da el cuerpo. Nos cuenta que necesita descansar y que bajemos el ritmo. Que nos cuidemos.

Mi cuerpo necesita toser, para expulsar el virus. Mi nariz necesita taponarse para evitar la entrada de nuevos inquilinos no deseados. Mi temperatura necesita subir para erradicar ese virus que tanto le incordia.

Si tapo los síntomas, el virus campa a sus anchas por mi cuerpo. Si anulo todas las defensas que mi cuerpo produce para hacer frente a ese virus… le doy vía libre para reproducirse y quedarse, a gustito y sin mayor complicación, dentro demí.

Lo mismo pasa con nuestros bebés. Sus cuerpos son sabios y se preparan para combatir el virus. Y podemos ayudarlo de manera respetuosa, sin químicos que alteren el desarrollo natural de la enfermedad.

Lo que a mi me funciona y es completamente compatible con la lactancia:

– Levantar el colchón. Justo a la altura de media espalda hasta la cabeza. De manera que quede el cuerpo un poco levantado. Eso favorece la respiración.

– Colocar la famosa cebolla cortada en la mesita de noche. Eso sí, el truco es ponerle azucar por encima y así no se seca y sigue produciendo jugo durante toda la noche. Ésto alivia la tos.

– Encender un quemador. Con una velita, agua y aceite esencial de eucaliptus y de árbol del té. El aceite que no sea de quemador, que se pueda usar para añadir al aceite base. El agua evaporada humedece el ambiente y las mucosas, lo que favorece la respiración. El eucaliptus y juntamente con el aceite esencial del arbol del té (con propiedades muy similares) es un depurador natural. Además tiene propiedades anti-bacterianas, analgésicas, antisépticas, desinflamatorias, expectorantes, fluidifica la secrecíon nasal, sube las defensas del organismo, purifica el ambiente y ayuda a reducir la fiebre.

– Aceite de eucaliptus y árbol del té. Por las propiedades anteriormente citadas, utilizo estos dos aceites esenciales combinados con un  aceite base de almendras dulces para aliviar la tos, la respiración y la fiebre, a la par que ayudo a mi cuerpo a aumentar las defensas y combatir el virus.

Ten en cuenta que no es la misma proporción para un adulto que para un bebé y hay que evitar los aceites tóxicos y/o irritantes.

Si el pequeño tiene menos de 1 año: Una cucharada sopera de aceite de alemdras dulces con una gotita (en total) de aceites esenciales. Aquí puedes elegir una gotas de ae de eucaliptus o una gota de ae de árbol del té.

Si el niño tiene de 1 a 5 años: Una cucharada sopera de aceite de alemdras dulces con tres gotitas (en total) de aceites esenciales. Aquí puedes combinar dos gotas de ae de eucaliptus con una gota de árbol del té.

De 6 a 12 años: Una cucharada sopera de aceite de alemdras dulces con seis gotitas (en total) de aceites esenciales. Aquí puedes combinar tres gotas de ae de eucaliptus con tres gotas de arbol del té. Es la misma dosis que los adultos pero reduciendo la concentración a la mitad.

Para adultos: Una cucharada sopera de aceite de alemdras dulces con seis gotitas (en total) de aceites esenciales. Aquí puedes combinar tres gotas de ae de eucaliptus con tres gotas de árbol del té.

Éste aceite lo aplico en pecho, espalda y plantas de los pies.

Para aliviar el dolor o el picor de garganta (sólo para adultos) diluyo cuatro o cinco gotitas de aceite de árbol del té en medio vaso de agua. Luego hago gárgaras hasta apurar el contenido. Lo repito tres o cuatro veces al día. Sobre todo, hay que ir con cuidado de no ingerir el agua. A pesar que no es tóxico se trata de un aceite esencial, y como tal, posee un gran poder en una cantidad muy concentrada.

Así es como ayudo a mi cuerpo a curar un resfriado. Espero que, por lo menos, te haya parecido interesante.

Bibliografía

– Aceites esenciales para la aromaterapia. La salud en tus manos. Ed. Tikal

Jabón hecho en casa. Jabón de Castilla.

En mi afán por utilizar productos más naturales, respetuosos con el medio ambiente y conmigo misma descubrí cómo hacer jabón en casa.

Desde ese momento no he vuelto a comprar jabón. Lo que significa un ahorro notable a fin de més y una piel más suave y limpia con un producto totalmente natural y hecho en casa.

Lo primero que tienes que hacer es encontrar tiempo. Ya que, siendo madre, el tiempo es algo que escasea, piensa que preparar tu propio jabón es algo que compensa en muchos aspectos. Primero, por lo bien que te sientes al hacer algo con tus propias manos y seguno, te aseguro que tu piel y la de tu hijo te lo agradecerá.

Lo segundo que hay que hacer es tener en cuenta algunas medidas de seguridad ya que uno de los ingredientes es la sosa cáustica.  Cuando se mezcla la sosa cáustica con el agua se produce la lejía que al contacto con la piel puede producir quemaduras químicas importantes. Pero, siguiendo unas simples indicaciones el riesgo es mínimo. Hay que proteger los ojos, a ser posible con unas gafas, y las manos, con unos guantes de silicona, por ejemplo.

Hay que extremar la precaución cuando mezclemos el jabón ya que es cuando se pueden producir más salpicaduras.

En caso de contacto con la lejía o con la masa del jabón sin saponificar hay que lavar con abundante agua varias veces. En caso de contacto con los ojos hay que lavar abundantemente durante unos minutos y acudir inmediatamente al médico.

Os advierto con anterioridad porqué manipular la sósa cáustica entraña sus riesgos, pero haciéndolo con precaución y con cuidado no tiene por qué producirse ningún incidente indeseado.

Ahora vamos con los ingredientes. En este caso, al ser un jabón para uso cosmético vamos a usar aceite de oliva limpio, es decir, sin usar. Para otro tipo de jabón, por ejemplo, para suelos se puede reciclar el aceite usado.

Necesitaremos:

500 gr de aceite de oliva (puro, de la primera prensada y sin refinar)
62 gr de sosa cáustica (yo la compro en escamas que se disuelve facilmente)
160 gr de agua destilada/agua filtrada

Voy a hacer el jabón por proceso en frío. Es decir, no voy a utilizar ninguna fuente externa de calor para acelerar la saponificación.

Empiezo preparando la lejía. Esto se hace mezclando cuidadosamente la sosa cáustica con el agua. Se pone la sosa en un recipiente y el agua en otro. Luego, añado la sosa al agua, y no al revés, para evitar salpicaduras. El agua tiene que estar lo más fría posible porque cogerá temperatura al añadir la sosa. Una vez hayas mezclado los dos ingredientes el agua tendrá un aspecto túrbio. Es el momento de dejar reposar la mezcla hasta que se vuelva totalmente transparente.

Cuando tengamos la mezcla de sosa y agua transparente, ya podemos añadirla al aceite, y no al revés.  Removiendo lentamente y siempre en la misma dirección para que no se corte la mezcla.

En este momento utilizo una batidora de mano, a velocidad muy lenta, para acelerar el proceso. Lo hago en turnos de cinco minutos y voy alternando con movimientos suaves con la espátula. Esto se hace hasta que la mezcla alcanza lo que se llama el punto de traza. Lo notarás porque todos los ingredientes se han emulsionado y te encuentras ante una masa homogénea.

Llegados a este punto, lo que hago es enmoldar la mezcla. Y luego la tapamos con un trapo.

Tengo que decirte, que una vez empiezas a hacer jabón, cualquier recipiente o pequeño contenedor te parecerá adecuado para enmoldar jabones. Puedes usar hasta tarrinas de queso fresco, tuppers, conos… todo depende de la imaginación y de la forma que le quieras dar al jabón.

Entre las 24 y 48 horas siguientes el jabón solidificará. Tienes que asegurarte de que no se deforma al tocarlo. Entonces ya puedes desmoldarlo y, si es el caso, cortarlo.

Ahora viene la parte más dificil de todas. La espera. Ya que hay que dejar que el jabón cure, como un buen queso, durante cuatro semanas, mínimo, antes de usarlo. Cuantas más semanas tengas la paciencia de esperar más bueno es el jabón.

Espero que te animes a probarlo.

Te aseguro que tu piel te lo agradecerá.

El blog crece

El blog está creciendo. Se llena, se expande y llega más allá.

Quería daros las gracias a todas por la acogida que le habéis dado al blog.

Siento vuestro cariño y vuestras ganas de compartir experiencias.

Por eso mismo, me gustaría que os animárais a contarnos inquietudes o temas que no hayamos tratado y os gustaría leer.

También acepto ideas que me ayuden a seguir mejorando el blog y como mamá.

Me quedan muchos blogs y mamás fantásticas que conocer y no quiero perderme esa oportunidad!

Gracias a todas por vuestro apoyo.

Mamásquemiman.

Han pasado por aquí

  • 169,178 personas