Te recomiendo

Sigo con el tema de la menstruación.

Me gustaría que tal como hago en mi vida diaria, se sienta como algo normal, como un ciclo de vida que se renueva mes a mes.

Si te gusta el tema. O si, simplemente, sientes curiosidad. Si te gustaría tomar consciencia de tu esencia femenina, te recomiendo algunas lecturas y, por qué no, un videoreportaje.

Puedes leer:

“El poder natural de la mujer” de Vicki Noble. Nos cuenta que la mujer de hoy en día no confía en ella misma, ni como mujer, ni como madre. Tiene que redescubrirse.

“La luna roja. Los dones del ciclo menstrual” de Miranda Gray. Donde expone que el ciclo menstrual no es sólo algo físico sino que tiene un componente emocional y espiritual.

Puedes ver:

“La luna en tí” de Diana Fabianova. Explica su experiencia con la regla. Con el tabú que ésta representa a lo largo y ancho del planeta.

Tienes algún otro libro que puedas recomendar?

Anuncios

En los días rojos

Te he contado cómo me hace sentir estar en esos días rojos.

Si te apetece, puedo contarte también qué hago para aliviar el dolor o simplemente para estar en calma conmigo misma.

Suelo prepararme una infusión de salvia o de caléndula, calentita, humeante. Me gusta el tacto caliente de la taza en mis manos. Me gusta la nuve de vapor que va exalando, como una vocanada.

Siempre que puedo me aplico calor en la zona lumbar. Aunque no es facil descansar con una pequeña garrapata pegadita al pecho a la menor oportunidad (cosa que me encanta, para qué mentir).

También me lavo con mi propio jabon de arcillas (verde y blanca).  La arcilla, en general, tiene propiedades anti inflamatorias, desintoxicantes y equilibrantes. Suelo masajear la zona del bajo vientre un rato. Eso me relaja y me alivia el dolor.

También ejercito mi útero con unas bolas. El útero es un musculo muy flexible y lleno de puntos de reflexología. Por tanto a la vez que lo ejercitas estás estimulando muchos y diferentes puntos de todo el cuerpo.

Ahora me falta el ritmo, la música, la melodía. Estoy informándome acerca de clases de danza del vientre o de yoga. Ya que es otra manera de contactar con esta parte de la mujer tan desconocida. Es otra forma de tomar conciencia. De notarlo, y sentirlo, mi útero, portador de vida.

Y a tí, qué te gusta hacer en esos días?

Algo rojo

 

Me ha bajado, irregular, como siempre. Inconstante, inestable, impredecible.

Me apetece alejarme de todo. Acurrucarme en un rincón, a oscuras, conmigo misma. Una sensación reconfortante.

Algo que podría haber sido y no es, se va, se escapa. Me da la oportunidad de volver a nacer como mujer, una vez más, otro mes más. De reinventarme, de reconstruirme, de volver a crear vida.

En estos días me siento más mujer que nunca. Me siento poderosa, mágica.

Me duele. Pero cada vez menos. He aprendido a conectar con mi parte femenina. Con la parte ancestral de la mujer que todas llevamos dentro.

Cada ciclo es único. Cada mes las emociones son cíclicas. Nacen y mueren para volver a nacer. Cuando esos días rojos se van, me siento fuerte, enérgica. Los días pasan y mis sentimientos fluyen, cambian, se transforman. Empiezo a sentir que esa oleada de energía me abandona. Pero llega a mí una cálida sensación de protección. Siento que quiero estar cerca de los míos, quererlos, mimarlos, preocuparme por ellos.

Una vez más esa sensación de calidez me abandona. Y me llena una emoción inesperada. Siento que necesito tiempo para mí. Para cuidarme. Para mimarme. Siento que necesito comprenderme, escucharme. Así que me retreaigo del mundo. Lo abandono. Me abstraigo. Me concentro en mí.

La regla no es algo sucio, impuro, molesto.

Es ancestral, algo que me conecta con la esencia femenina, con mi madre, con mi abuela y va mucho más atrás. Algo que me conecta a la vida, al mundo.

He aprendido a escucharme y estoy llena de vida. Algo que antes pasaba desapercibido por el dolor, y el fastidio que sentía en esos días.

Me doy cuenta que mi cuerpo quiere que lo escuche. Que lo atienda. Que lo mime. En esos días me siento así. En ese rincón oscuro, sola.

En esos días oscuros, me pongo algo rojo. Porque estoy feliz por el ciclo que se acaba y radiante por el ciclo que comienza.

Llevo algo rojo porqué sé que en unos días volveré con fuerza y energía renovada.

Han pasado por aquí

  • 167,923 personas