Aliviar los síntomas de resfriado. Alternativas naturales.

Cuando llega el cambio de tiempo, llegan con él los resriados, los catarros, las narices tapadas y la tos persistente…

Antiguamente echaba mano de el famoso sobrecito efervescente que te corta todo los síntomas de resfriado en un santiamén.

Pero ahora soy madre. Yo he cambiado y conmigo, mi mundo también. Ahora veo la enfermedad como un aviso que nos da el cuerpo. Nos cuenta que necesita descansar y que bajemos el ritmo. Que nos cuidemos.

Mi cuerpo necesita toser, para expulsar el virus. Mi nariz necesita taponarse para evitar la entrada de nuevos inquilinos no deseados. Mi temperatura necesita subir para erradicar ese virus que tanto le incordia.

Si tapo los síntomas, el virus campa a sus anchas por mi cuerpo. Si anulo todas las defensas que mi cuerpo produce para hacer frente a ese virus… le doy vía libre para reproducirse y quedarse, a gustito y sin mayor complicación, dentro demí.

Lo mismo pasa con nuestros bebés. Sus cuerpos son sabios y se preparan para combatir el virus. Y podemos ayudarlo de manera respetuosa, sin químicos que alteren el desarrollo natural de la enfermedad.

Lo que a mi me funciona y es completamente compatible con la lactancia:

– Levantar el colchón. Justo a la altura de media espalda hasta la cabeza. De manera que quede el cuerpo un poco levantado. Eso favorece la respiración.

– Colocar la famosa cebolla cortada en la mesita de noche. Eso sí, el truco es ponerle azucar por encima y así no se seca y sigue produciendo jugo durante toda la noche. Ésto alivia la tos.

– Encender un quemador. Con una velita, agua y aceite esencial de eucaliptus y de árbol del té. El aceite que no sea de quemador, que se pueda usar para añadir al aceite base. El agua evaporada humedece el ambiente y las mucosas, lo que favorece la respiración. El eucaliptus y juntamente con el aceite esencial del arbol del té (con propiedades muy similares) es un depurador natural. Además tiene propiedades anti-bacterianas, analgésicas, antisépticas, desinflamatorias, expectorantes, fluidifica la secrecíon nasal, sube las defensas del organismo, purifica el ambiente y ayuda a reducir la fiebre.

– Aceite de eucaliptus y árbol del té. Por las propiedades anteriormente citadas, utilizo estos dos aceites esenciales combinados con un  aceite base de almendras dulces para aliviar la tos, la respiración y la fiebre, a la par que ayudo a mi cuerpo a aumentar las defensas y combatir el virus.

Ten en cuenta que no es la misma proporción para un adulto que para un bebé y hay que evitar los aceites tóxicos y/o irritantes.

Si el pequeño tiene menos de 1 año: Una cucharada sopera de aceite de alemdras dulces con una gotita (en total) de aceites esenciales. Aquí puedes elegir una gotas de ae de eucaliptus o una gota de ae de árbol del té.

Si el niño tiene de 1 a 5 años: Una cucharada sopera de aceite de alemdras dulces con tres gotitas (en total) de aceites esenciales. Aquí puedes combinar dos gotas de ae de eucaliptus con una gota de árbol del té.

De 6 a 12 años: Una cucharada sopera de aceite de alemdras dulces con seis gotitas (en total) de aceites esenciales. Aquí puedes combinar tres gotas de ae de eucaliptus con tres gotas de arbol del té. Es la misma dosis que los adultos pero reduciendo la concentración a la mitad.

Para adultos: Una cucharada sopera de aceite de alemdras dulces con seis gotitas (en total) de aceites esenciales. Aquí puedes combinar tres gotas de ae de eucaliptus con tres gotas de árbol del té.

Éste aceite lo aplico en pecho, espalda y plantas de los pies.

Para aliviar el dolor o el picor de garganta (sólo para adultos) diluyo cuatro o cinco gotitas de aceite de árbol del té en medio vaso de agua. Luego hago gárgaras hasta apurar el contenido. Lo repito tres o cuatro veces al día. Sobre todo, hay que ir con cuidado de no ingerir el agua. A pesar que no es tóxico se trata de un aceite esencial, y como tal, posee un gran poder en una cantidad muy concentrada.

Así es como ayudo a mi cuerpo a curar un resfriado. Espero que, por lo menos, te haya parecido interesante.

Bibliografía

– Aceites esenciales para la aromaterapia. La salud en tus manos. Ed. Tikal

Anuncios

Han pasado por aquí

  • 169,178 personas