La revisión de los 2 años y el misterioso caso de la lactancia materna

Me dirigía yo con mi rubia bonita a la espalda, porteando como siempre…

Llevaba ya seis meses mentalizándome para transmitir paz a mi hija en la revisión de los dos años. Sé que ella se pone muy nerviosa en la consulta y más cuando alguien que ella no quiere, pretende meterle un palo en la boca mientras le tocan la tripita y le observan no sé qué más…

Así que íbamos tranquilas… Íbamos… hasta que pisamos la consulta.

Por si me resultara poco esfuerzo consolar a mi hija, ofrecerle pecho y colmarla de besos mientras atendía a las preguntas de rigor de la amable enfermera… Llegó la pediatra.

El ambiente se enrareció. Supe que de ahí al apocalipsis había un paso.

La enfermera intentaba hacerse oír entre el llanto de mi pequeña:  24 meses, toma pecho, no toma ninguna otra leche complementaria, come de todo…

Y la pediatra me mira, seria. Se hiergue, estirando todos y cada uno de los huesos… casí podía oír como crujían hasta poder mirarme desde las alturas… con toda la autoridad que su título y su rango le otorgaban.

– Todavía das el pecho?- Me pregunta. Para mí esa pregunta chirriaba y estaba fuera de lugar.Y prosiguió sin darme tiempo a contestar: – Deberías quitárselo- Como si fuera algo que pudiera ponerse al gusto del consumidor.

Aquí, si contesté: – Eso no pienso ni planteármelo!!- categórica, enérgica y fuera de control… Me sorprendió ese arrebato repentino de rabia que explotaba en mi interior… Intenté controlarme, ser educada…

– El pecho a los dos años ya no alimenta. SEGÚN LA OMS, sólo se dá hasta los 6 meses. Luego ya no sirve de nada- Según la OMS???!!!! Si… Si… ésa misma cara se me quedó a mí.

– Perdone?? Me puede usted repetir eso??- Una parte de mí se negaba a creer que una profesional titulada y, para más desconcierto, pediatra, estuviera pronunciando categóricamente esas palabras.

– Que el pecho a los dos años ya no hace nada bueno, es más, es perjudicial porque les deforma la boca, el paladar y las encías. El pecho se debe dar hasta los seis meses.

Y esa explosión ciega que sentía y trataba de contener, se desató y brotó sin control…

– Pero de què Era viene usted?? De verdad se cree lo que está diciendo?!?!?!?- Y proseguí sin respirar… – El pecho como usted dice, y SEGÚN LA OMS, sí se dá hasta los seis meses pero EN EXCLUSIVA… y a partir de ahí complementando con otros alimentos mínimo hasta los dos años, luego hasta que madre e hijo quieran.

La doctora, aparentemente agraviada por mis palabras y sorprendida porque rebatí SU VERDAD, me contestó: – La doctora soy yo.

– Pues no lo parece! Debería usted informarse un poco más antes de citar a un organismo mundial y no hacerlo correctamente. Sabe que puede hacer mucho daño con esas afirmaciones sin fundamento??

Y ese fue el comienzo de nuestra bonita amistad… Ya te puedes hacer una idea de cómo acabó la consulta…

Según pude comprobar, la lactancia materna sigue siendo un misterio para muchos profesionales. Cómo pueden ponerle fecha de caducidad a un acto lleno de amor y repleto de vida? Y cómo pueden defender un argumento que no se substenta? Tanta desinformación es muy peligrosa y más viniendo de una profesional del ámbito pediátrico a la que muchas madres creerán sin dudarlo? Estoy segura que se pueden perder muchas lactancias con opiniones dañinas y erróneas como la que intentaba defender ante mí ésta doctora.

Lo que todavía me pregunto es si habrá llegado a encontrar en su escritorio una hoja subrallada, con preciosos signos de exclamación, con las recomendaciones reales de la OMS…

Anuncios

Han pasado por aquí

  • 167,923 personas